El final del Viaje [Todo el grupo]

Ir abajo

El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Miér Ene 27, 2010 7:29 pm

¿Día? ¿Mes? Amanecer. Los valles interiores, Moth

Allí os encontrabais, en los dichosos Valles Interiores tras haber cruzado Gehena, las frías estepas de Moth y la Garganta llena de estatuas que os miraban sombríamente. Había sido un viaje largo, habías parado en pueblos para comprar provisiones y os habíais hecho con una carreta para ir más deprisa. Por desgracia Kalenden la había destrozado en un ataque de ira... por suerte eso pasó cuando quedaba poco para llegar a la Garganta.

Hacía bastante frío y estaba empezando a llover, al principio finas gotas pero la tormenta estaba cogiendo fuerza. Kalenden sacó el orbe para cercionarse de que seguíais en el camino correcto. Al sur. Ahora tocaba marchar al sur. Campo a través, pues ningún camino recorría aquellas tierras, comenzasteis la marcha.

Fue al caer la noche, cuando la tormenta desataba toda su ira sobre vosotros, cuando disteis con una diminuta aldea. A penas diez granjas al borde de un manantial. Las lumbres se veían encendidas dentro de los hogares pero no había nadie fuera de las casas, cosa bastante lógica considerando la lluvia y la oscura noche.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Sáb Ene 30, 2010 12:44 pm

Por fin habíamos abandonado Gehena y nos habíamos puesto a viajar en serio. La velocidad de la que gozábamos era inaudita en el grupo, al principio por estar yo mismo cojo o despues por tener que atravesar un bosque. Esta vez eran camino delimitados por su uso, incluso disfrutamos del placer de una carreta hasta no hace mucho. Dirijo una mirada de rencor a Kalenden mientras que recuerpo ese episodio. Desde que nos habíamos conocido su autocontrol había menguado de una manera atroz, me pregunto si un día me sorprenderá siendo una bestia rabiosa en lugar de tan solo un hombre sin escrúpulos.

Ahora no nos encontrábamos en las mejores condiciones, una tormenta se ensañaba con nosotros ahora que no disponíamos de un refugio a mano. El viento aullaba, la lluvia nos empapaba y el frio llegaba hasta los huesos. Pero parecía que por fin la mala suerte nos abandonaba cuando fuimos capaces de avistar unas casas junto a un manantial. ¡Allí, se ven casas! Grite tratando de hacerme escuchar. Sino nos reciben a pedradas es posible que durmamos bajo techo y junto a un fuego. Con paso firme me puse en camino a la casa más cercana con la intención de llamar a la puerta.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Kalenden el Jue Feb 18, 2010 5:25 pm

Había sido un viaje movidito, todo el camino desde Gehena hasta los Valles Interiores. Bueno, en verdad no. Teniendo en cuenta lo que habíamos vivido ultimamente, fue un paseíto la mar de tranquilo e incluso lo era ahora que la implacable tormenta rugía en el cielo nublado.

Una tormenta como aquella producía sentimientos contradictorios en un hombre. Por una parte, todo aquel poder que transmitía le hacía a uno admirarla y reverenciarla. Por otra parte, que te helara y te empapara, aún cuando ibas cubierto por capa y capucha, te hacía desear meterle un hachazo.

"Hmmm... ahora que lo pienso... ¿Pararía de llover si le meto un hachazo a las nubes? No, no, eso no tiene sentido alguno. Y de todos modos, no voy a poder comprobarlo, tendría que medir 500 metros para poder.

Pensando en eso, y maldiciendo interiormente a esa maldita carreta que compramos y que no aguantaba nada, seguía avanzando por la campiña, junto a esos tres, contra viento y... bueno, marea aún no, pero como siguiera lloviendo así...

-¡Allí, se ven casas! -el grito de Serghei, aunque ligeramente apagado por el vendaval y los truenos, me sacó de mis pensamientos- Sino nos reciben a pedradas es posible que durmamos bajo techo y junto a un fuego

Y, en efecto, una pequeña aldea se podía ver ya cerca. No eran más que una docena de granjas, quizás menos, y un manantial. Sonreí ante la perspectiva de poder dormir en un sitio civilizado, ya pensaba que tendríamos que pasar la noche en el raso, con aquella tormenta.

-Vamos allá, pues. No importa si nos reciben con piedras o con besitos, hoy pienso dormir bajo un buen techo.

Serghei aceleró el paso, y yo hize lo propio. Cuando llegamos a la aldea, llamó a la primera de las casas. Esperé allí junto a él, pero a una distancia prudencial de la puerta. Nunca se sabe cuando puedes encontrarte a uno de esos odia-todo-lo-que-viene-de-fuera.
avatar
Kalenden
Cara tostada

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 04/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Rejenih Siegal el Jue Feb 18, 2010 9:53 pm

Ese condenado crío... Esperaba encontrarlo cerca debido a que con su edad no podría proyectar algo así desde el quinto pino(o sí, según se mire, con la de árboles que hay en Gehena...) y conseguir la forma de rescatar a Serghei a base de metal. Pero lo que me econtré fue que Serghei ya había escapado por su cuenta de ese condeando laberinto, por lo que decía que era un pasadizo secreto en la pared. Era competente el chaval.

Con buen humor y fuerzas renovadas por tenerle entre nosotros tan fácilemente de nuevo, partimos en dirección sudoeste.

Tras medio Gehena, con varios estratos distintos, volvimos a ver la luz del Sol, sin más condenados árboles enredandose en nuestros pies y ramas interponiendose en nuestro camino y quitandonos luz. La verdad, no podía recordar un bosque que se me hubiera hecho tan enorme y eterno, y había visitado varios. Y tampoco recordaba lobos que andaran por las paredes. Desde luego, había algo de verdad en los mitos de Moth, una pequeña parte, que bastaba para justificar todo el miedo de esa gente. Y desde luego, este lugar me gustaba cada vez menos.

Mi opinión del principado mejoró un poco cuando viajamos por varias estepas, aldeas y hasta una cordillera cuyo apecto lleno de estatus hacia poco honor a su apacibilidad sin mayor percance. Bueno, sin mayor percance por culpa de Moth en sí. Kalenden el rompe carretas y el vergonzoso caso del Anarquista y la ostra aparte.

El primer día destacable para ser narrado fue cuando una tormenta especialmente puñetera se empeñó en arruinarnos la noche. Sin carreta tendríamos que dormir al raso, y ya me veía pasando la noche en vela por culpa del condenado frío....

-¡Allí, se ven casas! -Serghei, bendita sea tu vista de halcón, ojala la edad no te la deteriore como la mía- Sino nos reciben a pedradas es posible que durmamos bajo techo y junto a un fuego

Los cuatro andamos, dejando huellas en el barro, y Serghei llamó a la puerta, a la espera de una respuesta.

-También podríamos preguntar por Karel, salvo esa brújula vuestra no tenemos ni rastro de él.
avatar
Rejenih Siegal
Caballero de la 3ª edad

Cantidad de envíos : 1046
Fecha de inscripción : 09/07/2009
Edad : 24
Localización : Toledo cuando hay que currar y Granada cuando hay que rascarse las...ombligo.

Ver perfil de usuario http://desvarios-a-new-era.mforos.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Harold Frey el Jue Feb 25, 2010 6:22 pm

Desde el desagradable encuentro con el pelirrojo en Gehena y tras descubrir que Serghei se las había arreglado solo para escapar el viaje a través de Moth había resultado más tranquilo. Al menos había sido todo lo apacible que puede ser cualquier viaje con los cambios de humor de Kalenden. Además, desde el incidente en el bosque las sospechas sobre mi habían decrecido bastante, o por lo menos mis compañeros de viaje se las guardaban para sí. Aun así es cuestión de tiempo... Tarde o temprano llegará el día en que deba averiguar y desvelar cuál es mi relación con el grupo de Karel. Tampoco disfruté demasiado del viaje hasta los valles interiores. A diferencia del resto de mis compañeros, a quienes se les notaba el alivio por dejar el bosque de Gehena bien lejos, yo seguía atormentado por alcanzar a recordar, por Yoko, y por si realmente temía más no poder iluminar la oscuridad de mi memoria o descubrir algún desagradable secreto en lo profundo de mis recuerdos.

A penas me di cuenta de la presencia del pueblecito o siquiera de la tormenta que arreciaba. Simplemente me limité a asentir ante la decisión evidentemente unánime de buscar cobijo en la aldea.
avatar
Harold Frey
Venerable

Cantidad de envíos : 125
Fecha de inscripción : 03/08/2009
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Jue Feb 25, 2010 8:38 pm

Serghei tocó la puerta.

toc, toc, toc

No hubo respuesta, probablemente ni os habían oído por culpa del rugir de la tormenta. Volvió a tocar, con más insistencia e imprimiendo más fuerza a sus golpes. La madera crujió y un hombre de vestimenta humilde y ojos cansados os observó desde el otro lado. Su vista se posó en vuestras armas, la quemadura de Kalenden y en el titán de hierro de la tercera edad.

¿Más viajeros? dijo elevando la voz para que se le escuchara. ¿Qué sucede? ¿Es que de pronto se han puesto de moda los Valles Interiores?

Vuestros rostros cambiaron bajo la apremiante lluvia. ¿Más viajeros? Kalenden comprobó la esfera... desde la aldea había que seguir al noroeste... era posible... Karel y su grupo podía haber pasado por aquí. Los ojos del bárbaro se iluminaron y una misteriosa sonrisa apareció en sus quemados labios.

Estabais cerca o simplemente era una falsa pista. Podía ser cualquier opción, pero vuestros cansados corazones se cogían con fervor a aquella noticia.

¿Por donde? ¿Cuantos eran? fueron las escuetas pregunta de Kalenden. El campesino quedó un poco extrañado pero no dudo en responder.

Fueron al noroeste, era un grupo numeroso... y muy extraño. El cabecilla tenía unos rasgos muy extraños y llevaba un paquete cargado a la espalda. Por Dios juraría que ese paquete se movía.

Un nombre asaltó vuestras mentes: Myrrh.

¿Hace cuanto fue eso? preguntó Rejenih

No más de 4 días... quizás 5. La ruta que tomaron fue extraña... Al noroeste poco se puede encontrar salvo un viejo edificio abandonada hace ya mucho tiempo. Pero bueno... no os quedéis hay bajo la lluvia ¿Queréis pasar?
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Kalenden el Lun Mar 01, 2010 8:17 pm

Serghei llamó a la puerta. No respondieron.

Me cago en el puto Moth y sus putamente desconfiados habitantes... Creo que esas palabras no llegaron a salir de mi pensamiento, pero, quién sabe, quizás llegué a pronunciarlas. En todo caso, no importaba mucho, pues la tormenta rugía lo suficientemente fuerte como para tragarse mi refunfuñar.

Serghei debió de pensar algo parecido a mi al no obtener respuesta, porque volvió a llamar, y bastante más fuerte. Esta vez si abrieron y salió el que debía de ser el hombre de la casa a recibirnos. Por sus ojos parecía que se hubiera acabado de levantar de la cama y, quizás por eso, no parecía muy contento de vernos. Que le jodieran.

¿Más viajeros? estuve a punto de levantar la mano para darle una colleja a aquel tipo por gritarme, pero por suerte pensé a tiempo en que el pobre hombre elevaba la voz porque con la uta tormenta no había quien hablara.- ¿Qué sucede? ¿Es que de pronto se han puesto de moda los Valles Interiores?

¿Como coño quieres que se haya uesto de moda este lugar de mierda, pedazo de..? ¡Espera! ¿Más viajeros? ¿MÁS viajeros? En mi pueblo eso significa que no somos los primeros que pasamos por aquí ultimamente. Y dudo que mucha gente venga de viaje de placer a este sitio alejado de la mano de Dios, El Espiritu Santo y Su Puta Madre. Podría ser que...

No pude evitar sonreir ante la posibilidad de haber alcanzado a aquellos malditos bastardos lamedores de culos orientales y secuestradores de niñas a las que yo no asustaba mucho.

¿Por donde? ¿Cuantos eran? -¿Modales? Llevaba años sin usarlos y no iba a hacerlo entones. Myrrh era más importante que el pardillo de mi interlocutor. El gilipuertas se sorprendió, pero igualmente me dijo lo que deseaba oir.


Fueron al noroeste, era un grupo numeroso... y muy extraño. El cabecilla tenía unos rasgos muy extraños y llevaba un paquete cargado a la espalda. Por Dios juraría que ese paquete se movía.


¡Lo que pensaba! ¿Y ese pirado todavía lleva a mi pobre niña como si fuera un estúpido saco de nabos? ¡Me cago en todoslos putos pirados extrageros del puto mundo! ¿¡Y tan anormal es la gente de aquí para no darse cuenta de que un fardo que se mueve puede ser alguien?!
Tuve que contenerme para no prenderle fuego a aquella puta casa con el tio dentro. La idea de tener cerca a Karel, que me mejoraba el humor, me salvó de hacerlo. Iba a irme de allí corriendo, en la dirección indicada, para alcanzar al pirado aquella misma noche y degollarlo bajo la lluvia y los rayos si era preciso. Pero no lo hize, pues Rejenih formuló una pregunta realmente oportuna.

Hace cuanto fue eso?

No más de 4 días... quizás 5. Mierda La ruta que tomaron fue extraña... Al noroeste poco se puede encontrar salvo un viejo edificio abandonada hace ya mucho tiempo. Pero bueno... no os quedéis hay bajo la lluvia ¿Queréis pasar?

Estuve a punto de decirle a aquel tipo que le dieran por culo, que me iba tras los pasos de esa gente bajo la tormenta aún con los días que nos llevaba de ventaja aquel montón de gentuza ambulante. Pero estaba hasta los huevos de andar y sabía que, si seguía empapado, aquel viento gélido podía llevarme a una hipomértia o como coño se llamase aquello de morirse congelado. Por tanto, respondí, finalmente.

-Sí, pasaremos.- Las gracias ya te las daré si para mañana tu y tus vecinos no me habeis echado, apaleado y desvalijado, que ya he visto la cara de horror que ponías al verme, y que eso no suele acabar bien.

Así pues, entré en la casa y busqué un sitio donde poder calentarme y secarme. También inspeccioné la sala con la mirada, en búsqueda de objetos de valor. Cuando uno pasa tanto tiempo dedicandose al asalto y al saqueo adquiere ciertas costumbres innatas...


Última edición por Kalenden el Dom Jul 18, 2010 6:20 pm, editado 2 veces
avatar
Kalenden
Cara tostada

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 04/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Rejenih Siegal el Mar Mar 02, 2010 7:18 pm

Un hombre con cara de haber recorrido kilómetros para abrir la puerta fue quien nos abrió, y empezó a soltar palabras la mar de interesantes. Al parecer Karel había pasado por aquí hace poco... coincidiendo con un cambio en la brújula de Kalenden. Ese trasto parecía funcionar de verdad... Estaba planteandome si ir a esas ruinas esta noche, para atarparlos, o seguir la persecución mañana más bien descansados... Espera un momento, ni si quiera sabía si eso fue hace poco.

-¿Hace cuanto fue eso?

No más de 4 días... quizás 5. La ruta que tomaron fue extraña... Al noroeste poco se puede encontrar salvo un viejo edificio abandonada hace ya mucho tiempo. Pero bueno... no os quedéis hay bajo la lluvia ¿Queréis pasar?

-Sí, gracias por la información y por dejarnos pasar. Estamos de paso, sí, y no tenemos techo donde cobijarnos. ¿Seguro que no hay problema con cuatro personas?

Entré en la casa, por fin a salvo del frío. Desde luego muy interesante la información que nos había dado, pero mañana ya iríamos en dirección al edificio abandonado ese. Estabamos como al empezar, la verdad, por culpa de ese criajo pelirrojo, así que no me extrañaría encontrarnos pronto de nuevo con él o otro de los secuaces de Karel... de todas formas... maldita sea... ¿Es que si ven un saco moverse no pueden pensar que hay algo vivo dentro?
avatar
Rejenih Siegal
Caballero de la 3ª edad

Cantidad de envíos : 1046
Fecha de inscripción : 09/07/2009
Edad : 24
Localización : Toledo cuando hay que currar y Granada cuando hay que rascarse las...ombligo.

Ver perfil de usuario http://desvarios-a-new-era.mforos.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Harold Frey el Miér Mar 03, 2010 11:50 pm

DJ escribió:

¿Más viajeros? dijo elevando la voz para que se le escuchara. ¿Qué sucede? ¿Es que de pronto se han puesto de moda los Valles Interiores?

¿Por donde? ¿Cuantos eran? fueron las escuetas pregunta de Kalenden. El campesino quedó un poco extrañado pero no dudo en responder.

Fueron al noroeste, era un grupo numeroso... y muy extraño. El cabecilla tenía unos rasgos muy extraños y llevaba un paquete cargado a la espalda. Por Dios juraría que ese paquete se movía.

¿Hace cuanto fue eso? preguntó Rejenih

No más de 4 días... quizás 5. La ruta que tomaron fue extraña... Al noroeste poco se puede encontrar salvo un viejo edificio abandonada hace ya mucho tiempo. Pero bueno... no os quedéis hay bajo la lluvia ¿Queréis pasar?

Una vez más las respuestas que siempre busqué estaban al alcance de la mano. A solo cuatro jornadas de viajes estaba Karel, aquel terrible resquicio de un pasado que cada vez acaecía más oscuro. Pero el misterio más inmediato a resolver no era aquel.
Está en los valles interiores, pero donde y a qué distancia esté no es un problema. La pregunta que cabe hacerse es porqué. ¿Qué demonios busca Karel en los valles interiores? ¿Y que relación tiene con la niña? La otra gran pregunta, o mejor dicho la desafortunada realidad, era que Yoko estaría cerca. Si había sido capaz de seguir la pista a Karel este último lo habría tenido difícil para despistarla.

Entré en la casucha del aldeano, en silencio, limitándome a saludar con un gesto de asentimiento a nuestro anfitrión y siguiendo a mis compañeros de viaje. Ya discutiría mis cavilaciones con el grupo a su debido tiempo.
avatar
Harold Frey
Venerable

Cantidad de envíos : 125
Fecha de inscripción : 03/08/2009
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Mar Mar 09, 2010 3:24 am

Gracias por darnos cobijo, con esta tormenta lo hubiesemos pasado muy mal al raso sin nuestro carro.

Por fin lo que parecia un poco de suerte, no solo habiamos conseguido un lugar en el que refugiarnos sino que tambien un poco de informacion sobre Karel. Sentia ganas de seguir preguntando pero no tenia ganas de que las preguntas resultasen ofensivas de alguna manera y decidi aplazarlo hasta la mañana, cuando su hospitalidad no fuese necesaria, Karel ya se habia dirigido a una construccion derruida en mitad de Gehena y ahora iba a otra en los valles interiores, sin duda estaban relacionadas de algun modo. ¿Serian ambas iglesias? ¿O habria alguna otra diferencia? La cantidad de preguntas que tenia en mente sin duda creceria durante la noche.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Mar Mar 09, 2010 2:56 pm

No habrá problema alguno contestó el campesino a Rejenih. Tras ello se echó atrás y os invitó a pasar con la mano.

El interior de la casa era humilde y ajado pero acogedor y cálido gracias al fuego que crepitaba en una chimenea, junto a ella había una niña de ojos y pelo marrón y una mujer de más edad que debía ser su madre. Al veros se quedaron extrañadas pero enseguida el hombre que os había recibido dejo las cosas claras.

@ Kalenden

Desgraciadamente poca cosa de valor divisaron tus ojos. Herramientas para la chimenea, oxidadas. Un botijo, lleno de polvo. Mantas, de mala calidad y sucias. Una mesa, demasiado grande. Un trozo de queso, eso sí era más interesante, al menos tenía buena pinta.

@ Grupo

Bueno, dormiréis aquí dijo el hombre señalando al suelo del comedor. Nosotros nos vamos ya al cuarto para que podáis descansar, se os ve destrozados.

Dicho y hecho. La familia se fue a una habitación contigua tras despedirse amablemente de vosotros y daros las buenas noches.

Vuestros cuerpos estaban cansados así que extendisteis las mantas sobre el suelo y os colocasteis lo más cerca posible de la hoguera. Fuera los truenos retumbaban con fuerza y la lluvia golpeaba contra las ventanas. Era una noche nefasta, como un presagio de que algo fuera a ocurrir.

Y el sueño os asaltó. Esa noche tuvisteis pesadillas.

Despertasteis por puro instinto, pues la luz del sol no os alumbraba en la mañana. La tormenta seguía, por un momento dudasteis de que hubiera amanecido, pero en la casa había movimiento. Las nubes eran tan densas que parecía que seguía siendo de noche... definitivamente algo no iba bien.

¿Deseáis algo de desayuno? preguntó la niña de la familia sacandoos de vuestras cavilaciones.

Era hora de hacer planes pues Karel era ya una realidad y dos de vosotros aún recordabais lo doloroso que había sido el primer encuentro.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Kalenden el Miér Mar 24, 2010 11:25 pm

"Los hombres estaban excitados, podía leer la impaciencia y las ganas de batallar en sus ojos. Hacían chocar las espadas contra los escudos y golpeaban el suelo con la base de sus lanzas, añadiendo el estruendo de la percusión al de miles de vozarrones gritando, entusiastas, al unísono. El viento hacía ondear los estandartes el tiempo que traía el aullido del cuerno de guerra. Y ante todos ello, sobre un montículo, me encontraba yo, observando con rostro impasible, aunque con el corazón lleno de orgullo por sí mismo. Kalenden, Señor del Fuego, vestido con su coraza de metal negro, portando su majestuosa corona, agarrando firmemente su enorme hacha. Levanté el puño al aire y todo el estruendo se silenció. Mi poderosa voz se elevó, firme, severa y potente.

-¡Esta noche, un nuevo poder se alza! ¡Su victoria está ya cerca!

Ante tales afirmaciones, el ejército reanudó su atronador estruendo, en asentimiento. Sin embargo, todos me temían demasiado como para no callarse mientras hablaba, por lo que pronto pude seguir su discurso.

¡Esta noche, mancillaremos la tierra con la sangre de la humanidad! ¡Marchad, mis fieles, marchad! ¡No dejeis hombre con vida, que no reste piedra sobre piedra! ¡GUERRA!

Desgarre los cielos con un salvaje grito de guerra que todos corearon. Esta noche era la mia, iba a hacerme señor de Goldar ¡No! De Abel ¡No! ¡De Gaia entera! Era el inicio de la Era... ¡De la Era Kalendénica! ¡Año 1!

Pero, inexplicablemente, una voz femenina a mi lado lo interrumpió todo.

-¡¿Niño malo, cuantas veces tengo que decirte que tienes prohibido lanzar tus Legiones del Señor del Fuego a purgar la humanidad?! ¡Sube a tu cuarto castigado, jovencito!

Esas palabras me tomaron por sorpresa. ¿Qué coño pasaba? Cuando me giré, no pude si no asombrarme. Quien hablaba, a mi lado, era una mujer goldoriana, y aún así con el pelo negro como la noche, que me miraba como una madre mira a un hijo al regañarlo. Me reí. Me reí un buen rato, como un loco, y luego entré en cólera y descargé mi hacha una y otra vez sobre la mujer. Ella me pedía que parase, que porqué le hacía esto, que ella me quería y que el niño estaba mirando. No le hize caso, seguí descargando mi acero sobre ella, y con cada golpe ella soltaba un terrible aullido de dolor y pena y yo me empapaba cada vez más de sangre y lágrimas. No pensaba en nada más que destruir. No salí de aquel tranze hasta que dejó de gritar para siempre.

Y fue entonces cuando me vi, reflejado en el charco carmesí que había ahora en el suelo. Pero no me vi a mi. El hombre de mi reflejo se parecía a mi, pero no era yo, era de facciones menos alargadas, no estaba quemado y además de la enmarañada melena oscura presentaba una barba salvaje.

-Padre... -dije, muy bajito, apenas un susurro- ¡Madre! -añadí, más fuerte, al mirar al cadáver. Al reconocer quién era y a quién había asesinado, no pude evitar proferir un desesperado grito de rabia, dolor y frustración. Y, mientras gritaba, mi ejército, que ahora se había convertido en una multitud de gentes corrientes cuyos rostros no reconocía, empezó a arrojarme huevos, tomates y piedras. También lo insultaban, acusandole de ser un brujo, un demonio, un asesino y un deshonroso. Pero no me importaba, estaba demasiado concentrado en el llanto por mis progenitores.

-No te preocupes, Thorkall. Ahora están con Dios. -dijo una voz, a mi espalda, mientras una mano se posaba en mi espalda. Me giré al instante... y vi lo último que esperaba ver. Era él.

Estaba como cuando lo maté, reducido a un montón de huesos semi-calcinados, pero habría reconocido a aquel maldito cura asalta-cunas aún estando ciego y sordo.

-¡Tú! -dije, aún sin creermelo- ¡No puede ser, estás muerto! ¡Yo te maté!

El esqueleto del cura se carcajeó ante mis palabras. Y también lo hicieron todos los integrantes de la multitud, que ahora eran también muertos vivientes.

-¡¿Creeías que ibas a librarte de mi tan fácilmente, preciosidad?!

Grité, aterrorizado como nunca lo había estado, y el cura volvió carcajearse para corear el grito. Y con cada carcajada, iba regenerándose, y volvía a tener órganos, carne y piel. Más, cuando volvió a ser un hombre y no un esqueleto, resultó que era Karel. De hecho, cuando miré a mi alrededor, pude ver que ahora la horda de fiambres había sido sustituida por un ejército de Karels, que me rodeaba.

-¿Cara o cruz? -preguntaron los Karels, al tiempo que cada uno lanzaba su moneda al aire.

-¡C-c-c-cruz! -pronuncié a duras penas, intentando vencer al miedo y a la incredulidad. No iba a caer en el mismo error dos veces.

Las monedas tardaron años en volver a caer y, cuando lo hicieron, fue todas al mismo tiempo, como una lluvia de metal. Los Karels las cogieron al vuelo y, tras comprobar el resultado, sonrieron sádicamente.

-Cara... -dijeron, al unísono, y mil millares sables fueron desenvainados.

Supe que iba a morir, pero me daba miedo la muerte, así que intenté escapar volando. Pero mis pequeñas alas de murcielago sólo me permitieron revolotear unos instantes tras los que caí al suelo de bruces. Empezé a llorar. Mil millares de sables se clavaron en mi espalda, y todo se llenó de llamas. Entre espasmos y llantos, llegué a pronunciar unas últimas palabras.

-No... No hace falta salir de este pueblo para saber lo que es el dolor..."


Desperté sobresaltado, empapado de sudor. Ese maldita pesadilla... ¿Que coño había sido todo aquello? Me estaba volviendo tan pirado como el pirado... Mierda.

¿Deseáis algo de desayuno?

La voz de la niñita preciosa de sus papás me sacó de mis intentos de recordar bien lo soñado. Le habría metido un guantazo de no haber dicho la palabra mágica: Desayuno. Es más, desayuno gratis, aunque no hubiera dicho nada de eso último. Le pedí que me trajera lo que fuera, mientras fuese mucho y rápido.

-Bueno, gente. -les dije a esos tres cuando la niña se fue. Intenté hablar suficientemente bajo como para que la familia no escuchara nada--tenemos al pirado a un puñado de días de distancia, y sabemos por dónde fue. Hay que ir a por él y sus colegas de juerga, pero ya, y no dejar títere con cabeza.
avatar
Kalenden
Cara tostada

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 04/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Lun Abr 05, 2010 10:02 am

Una vez nos dejaron solos busqué un lugar cerca del fuego y prepare lo que iba a ser mi lugar de reposo esta noche. Cuando estuve satisfecho deje que el cansancio tomase control de mi cuerpo para llevarme al reposo, aunque algo preocupado por que era la primera noche en un mes que nadie haría guardia. Con estos pensamientos la oscuridad me sobrevivo y el tan deseado descanso se hizo posible.

Estaba oscuro, me dolían todas las articulaciones del cuerpo pero aún así notaba su presencia más cercana. Corrí pese a todo, pase por el lado de una roca, salte sobre un arbusto, crucé un puente y corte las cuerdas, corrí, corrí y corrí. Pero la presencia no cesaba, cada vez más cerca, lo notaba, todos los pelos de mi cuerpo erizados. Casi podía escuchar su trote, como iba dejando sus huellas en un camino que le llevaría directamente a mi.

Al horizonte un pueblo amuralladado, tras él estaría asalvo. No vi nadie ni en los campos circundantes ni en la muralla. No me extrañé, estaba demasiado preocupado porque mis piernas continuasen moviendose, cruzé la muralla y el aullido sobrecogió mi alma. Era desgarrador, antinatural, fuera lo que fuese la bestia me había seleccionado como su presa y me perseguiría hasta el mismísimo infierno. Había llegado al pueblo y seguía sin ver a nadie, pero otra vez deje pasar esos pensamientos y empuje con todas mis fuerzas las el porton. Mis pies se hundieron en el barro mientras empujaba la puerta, y tras unos instantes que me parecieron eternos la puerta estaba cerrada. ¿Debería subir a la muralla y descargar flechas o mejor buscar refugio? No hizo falta una respuesta, con un estruendo la puerta estallo, astillas en todas direcciones como si huyesen de la presencia de mi cazador, el polvo me dio una oportunidad que aproveche para emprender de nuevo la carrera. Pero no se iba a quedar de pie sin hacer nada, emprendio nuevamente la persecución y ahora estaba acorralado. Llevé mi mano a la espalda con la intención de coger una flecha en un intento por pararlo o ralentizarlo, pero no quedaban, me había quedado sin flechas y no recordaba cuando. Daba igual, aún disponía de mis espadas, dadas por mi maestro. Desenfunde y ahí estaban, totalmente destrozadas, como si hubiesen pasado mil años y el mismo viento diseminó el polvo en el que se convirtieron. No tenía más salidas y mi agresor estaba a dos zancadas de su ansiada presa.

Intente huir en vano, pues se me hechó encima. Caí al barro con la espalda hacia arriba y pude escuchar el aullido de victoria. Había sido derrotado y como castigo lo pagaría. Pero el fin no llego automáticamente, pude sentir su aliento en la nuca, las babas como resbalaban sobre mi columna, con un ademán me volteo para poder disfrutar de mi expresión mientras que reclamaba su trofeo. Al alzar la vista me vi rodeado de seres fantasmales, todos me miraban con decepción en sus ojos y con la mano extendida y el puño cerrado mostraban el pulgar en dirección al suelo. Mi mirada se poso en mi cazador, era parte humano y parte animal, me recordaba a un cruce entre lobo y humano. Pero lo que pude ver antes de que sus fauces se hundieran en mi boca es que era yo mismo... El resto es oscuridad y sangre...

Desperté, si el techo hubiese sido bajo, ahora mismo me dolería la cabeza. Me llevé las manos al cuello en busca de una herida que no estaba. El sudor empapaba mi cuerpo, y una terrible sensación de inseguridad se apoderó de mi. Aún estaba oscuro pero algo me decía que el sol había salido hace tiempo.Las nubes de tormenta aún no se han ido. Poco a poco comencer a tomar conciencia de donde estaba y entonces una niña nos ofrecio la oportunidad de desayunar. De algún modo me recordo a Myrrh y porque estaba donde estaba. Si, desayunar estaría bien, además tengo algunas preguntas para tu padre. Me reuniría con el resto desayunando y ahí podríamos decidir nuestro siguiente paso, tenía que descubrir algo más sobre esa construcción antes de acercarnos si era posible.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Rejenih Siegal el Sáb Abr 17, 2010 8:59 pm

Al parecer no tendrían problemas acogiendo a los cuatro a la vez.

En mis tiempos las casas de campesino sencillo no eran grandes como palacios, pero supongo que ahora todo el mundo puede tomarse esos lujos, y tampoco es que viviera la época de Lucrecio...

El lugar era cálido, cosa que agradecí a un montón de dioses en los que no creía, y pasamos de largo mientras la familia de nuestro anfitrión nos miraba con extrañeza. Cosa justificada, porque entre Kalenden y yo menudo grupito debíamos hacer... cosas peores he visto, pero no soy un campesino colgado en la esquina de Moth que parece no estar aconstumbrado a las visitas.

Con una despedida amable nos dejaron a dormir en el suelo del comedor. No era un colchón, pero tenía algo diez veces mejor que uno: fuego. Valioso fuego capaz de devorar toneladas del más congelado hielo traído del la montaña más alta de Goldar. Buscando un lugar cerca de las llamas pero sin dejar sin un lugar semejante a mis compañeros, me recosté en el suelo. Pensando en lo inminente del rescate de la niña y burlandome de la tormenta que resonaba afuera mientras yo estaba aquí cómodo y caliente, concilié el sueño sin demasiados problemas.

Los problemas vinieron con el sueño.

Me encontraba en una tierra que hacia años que no pisaba, más al norte que Hendell y Hauffman, tan al norte que en invierno no hacia falta cruzar el mar en barco, ya que este se hallaba tan congelado que aguantaba mi peso y el de mi armadura. Tan al norte que no constaba en ningún mapa, y había sido olvidada por la humanidad. El lugar más frío que conocía, y paradójicamente, aquel que más echaba de menos, el único lugar al que pude llamar hogar sin dudas ni mentiras, la tierra de los Jayán.

Sin embargo incluso en un lugar así solía intentar buscar cobijo, así que el lugar en el que me hallaba, una cueva en lo alto de una montaña de un blanco níveo, distaba de ser normal. Delante de un miembro de la raza de los gigantes, con sus tres ojos rojos destilando desprecio y una barba blanca que le rodeaba la cara como las espinas de un cactus.

Asentí, sin extrañarme mucho. Recordaba a ese tipo. Un combate más con otra tribu enemiga a la que me acogía. Uno difícil, pero había soñado una docena de veces con esa lucha en los años que vinieron después de ella, y siempre ganaba, con menos penurias de las que tuve en el verdadero combate.

El Jayán se acercó, con una maza del tamaño de un hombre en su mano que movía ágil como una pluma. Los hombres con cuernos siempre había sido fuertes, y este lo era especialmente, así que no me amedrenté. Desenvainé mi espada bastarda sin saber muy bien de donde había salido y me preparé para su golpe... hasta que me dí cuenta de que lo que sostenía no era una espada, sino un témpano de hielo. En su interior se hallaba un recuerdo del arma que había sido antes, que ahora estaba totalmente congelada.

Cuando aún miraba mi propia arma, atónito ante lo ocurrido, el golpe de mi adversario la partió en mil pedazos, desde el filo hasta la empuñadura, que me dí prisa en soltar. Las esquirlas de hielo salieron todas disparadas contra mí, clavandose en mi cuerpo y causandome heridas sangrantes. Con una maldición saqué mis otras armas, incluso el escudo, pero estaban tan congeladas como la primera. Pero sin mediar palabra y sin si quiera expresión en el rostro, el Jayán fue destrozandolas todas, igual que la primera, mientras que sus restos, helados, se clavaban en mí, causandome dolor y frío a partes iguales.

Acabé desarmado, con el cuerpo atravesado por mil esquirlas de hielo del tamaño de un cuchillo por todo mi cuerpo, mientras que la sangre que salía de mis heridas se congelaba antes de llegar al suelo. Grité de dolor, por primera vez reaccionando ante el horrible trato que recibía mi cuerpo, justo cuando, agarrando su maza con ambas manos, mi enemigo decidió que era hora de golpearme a mí, con un impacto que me recobrió todo el cuerpo de abajo a arriba, clavando los helados fragmentos de mis armas aún más.

Salí disparado sin haber tenido si quiera una oportunidad de defenderme más allá de cubrirme la cara con los brazos, como si volviera a ser un chiquillo de doce años que no sabía por donde coger una espada. Volé varios metros hasta caer de espaldas en la nieve, dejando varios rastros de sangre a mi alrededor y creando un rudio sordo mientras me deslizaba por la nieve. El ruido provocó un alud, que me enterró bajo la nieve definitivamente. Así, rodeado de frío y atravesado de parte a parte por todos lados, exhalé un último suspiro de dolor y la negrura se cernió sobre mí.

Pero aún escuchaba una voz. Una voz que se reía.

-Menuda forma de morir. Enterrado en la nieve, derrotado de un golpe, humillado y más agujereado que un queso... que un colador... que una red. Cuarenta y siete años de vida recorriendo el mundo y habiendo estado en situaciones peores... para esto. Para acabar así. ¿Quién recordara a Rejenih Siegal, cuyos días llegaron a su fin en una montaña dejada de la mano de Dios?

No respondí. No debería si quiera poder hablar ni escuchar. Tampoco pensar ni recordar, pero lo hice. Recordé gente sincera y bondadosa a la que había ayudado a lo largo de mi vida, cumpliendo mi deber con el mundo. Los últimos en pasar por esa ristra de memorias, tan rápido que cada rostro apenas duraba una fracción de segundo, fueron Edgar y su hija, de Dürgabehn.

La voz volvió a reírse.

-¿Ellos? ¿Cuánto tiempo estuviste con cada uno de ellos? ¿Un par de días? Cuando te marchaste estaban agradecidos, pero en apenas unos años te olvidarán. Por mucho que les salvaras la vida, en ocaiones. No eres más que una anécdota, imbécil. Igual que tu madre. La encerraron en un manicomio, y no la recuerdan más que como una loca. Tu no acabaste igual porque sabes no dejarte atrapar, pero es lo que debería haber hecho. Al menos así el tipo que te encerrara para que te pudrieras o recuperaras la cordura te medio recordaría.

También recordé a todos los que había castigado, que resultaron ser bastantes más. Nobles que se enriquecían con un dinero que no era suyo mientras su pueblo se moría de hambre, hombres religiosos que engañaban a las masas con esperanzas que sabían falsas, estafadores, asesinos y ladrones que no admitían sus crímenes. Mentirosos.

Pero las risas volvieron a resonar, mientras yo cada vez senía más frío.

-Gilipollas, a esos los mataste casi todos. ¿Cómo te van a recordar? Y sus muertes poco importaron. Siempre había una copia del anterior para sustituirles... los mentirosos son muchos. Gigantes, y tu no eres más que un enano, un ratón a su lado.


Gigantes...

Recordé entonces a los Jayán de mi hogar, aquellos con los que compartí diez años de mi vida, con sus cuernos y su tercer ojo de color rojo. Pero la voz se río, con una risa seca y más burlona que nunca.

-Oh, sí, ellos si que recodarán al humano que jugaba a ser uno de ellos. Como un tipo que desapareció con tres valerosos miembros de la tribu, probablemente muriendo sin conseguir salvar si quiera a uno para que escapara con vida... como un idiota debilucho que arrastró a más muertes consigo. Pero veo que los recuerdas por la palabra gigantes... ¿Quieres ver a un verdadero gigante? Pero antes... Veo que tienes frío, Rejenih. Vamos a solucionar eso, ¿Vale? Abre los ojos.

Estaba rodeado de negrura, congelado hasta los huesos, pero conseguía ver mi propio cuerpo, al menos.

-Vamos a ver si tienes frio así...


Entonces mis pies empezaron a prender. Grité, pero no sirvió de nada. Un dolor horrible recorrió mi cuerpo mientras las llamas ascendían por él y era quemado y calcinado. Cuando estaba lo bastande descongelado, me levanté y traté de correr, de huir. Luego intenté apagar las llamas revolcandome por el suelo, pero eso solo pareció reanimarlas. La risa de antes resonaba esta vez extremadamente psicótica. Cada vez dolía más, hasta que quedé reducido a un monstón de huesos negros por las cenizas y a unos ojos, inexplicablemente intactos, en sus cuencas. Y aún seguía vivo, viendo lo que quedaba de mí y la negrura a mi alrededor.

-¿Quieres saber que eres, Rejenih? Un enano. Algo diminuto que todo el mundo olvidará. Jugabas a ser un gigante con tus amiguitos con cuernos, pero no eres más que un enano comparado con... ¡Esto!


La negrura desapareció para dejar paso a una marcha parecida a la militar, con pasos acompasados y todos marchando en línea recta, ignorandome. Lo veía todo desde el suelo, mientras que a cada paso mis huesos eran pisoteados, que al lado de los marchantes eran enanos, más pequeños que la osamenta de un ratón. Reconocí algunos rostros, aunque la mayoría me eran extraños. Enemigos. Mentirosos. Asquerosos parásitos que convertían el mundo en lo que era, un lugar en que las mentiras eran sinónimo de gloria y una vida fácil.

Y así era pisoteado y triturado, así que solo quedaba mi cráneo, momento en que la voz pareció satisfecha y volvió a ennegrecer todo, y a sumirme en el silencio y la nada más absolutas.

Entonces aquel que me había estado torturando y burlandose de mí se mostró. Era un hombre barbudo, vestido con una túnica y un tercer ojo flotando en medio de un tríangulo de oro por encima de su cabeza. Una forma común de referirse a Dios todopoderoso.

-Bien, bien, Rejenih. Si fueses un humano, podría estar contento contigo. Pero no lo eres. Mírate.

Un espejo salió de la nada, delante mía. No podía moverme, ya que solo era una cabeza, y encima sin músculos, pero si que pude verme reflejado. Mi cráneo tenía dos pequeños cuernos en la parte lateral, y una tercera cuenca para un ojo, más ovalado, adornaba mi frente, en la cual había un ojo rojo.

-Llevas engañando a todo el mundo con que eres un ser humano normal y corriente que solo busca el bien... pero por dentro eres un demonio. ¿Lo has olvidado? Ese brujo demoníaco con cuernos que tan bien te caía, otro de tus colegas Jayán. Dijo que tu alma era la de uno de los suyos. Eres un demonio, Rejenih. En tu esencia y última instancia, no eres más que un demonio. Pero si has nacido demonio y actuas bien, aún podrías ser perdonado. Busquemos algún testigo de tu bondad...

El espejo desapareció, y tras el, con un pase de manos, Dios sacó de la nada una bola del mundo que representaba a Gaïa, o al menos eso suponía desde allí abajo.

-Gente de Gaïa. ¿Alguien recuerda algún acto de bien de este hombre?


No se oyó ninguna respuesta.

-Pues claro, si acabamos de dejar claro que no te recuerda nadie... tonto de mí...

Así que el mundo iba a seguir un lugar repugnante e infecto incluso después de mi muerte. Un lugar lleno de mentirosos que se beneficiaban de la bondad de los demás. No había sido más que un ruido... un estorbo. Nadie me recordaría.

Dios fue bajando, acercandose al suelo en una lenta levitación, mientras sus rasgos se convertían en los de Jesús... o los de Leopold.

-Quedas condenado a una eternidad en tu hogar y lugar que te corresponde: el infierno.

Fue como si esas palabras accionaran algún mecanismo del pirado pelirrojo, porque el suelo se abrió bajo mí como en una trampilla, y fui descendiendo metros y metros bajo tierra, hasta llegar a un infierno helado de llamas azules.

Una eternidad en un páramo de hielo rodeado de mentirosos, asesinos y más seres perversos.

Desperté sudoroso y con respiración entrecortada, incapaz de calmarme hasta recordar donde estaba. Maldije mil veces a otro dios en el que no creía que se decía capaz de controlar el sueño. Esa condenada pesadilla me había asustado de verdad, y yo no era hombre al que le intimidara una bruma, una mentira, algo que no había ocurrido.

Mis compañeros no tenían mejor cara, y el cielo tampoco. La tormenta no había amainado. Maldije mil veces mientras mis compañeros se levantaban.

-Menudo día nos espera... Deberíamos pasar por ese edificio abandonado por si está Karel, que se ha quedado allí igual que ocurrió en la iglesia...

Entonces llegó una niña, preguntando si queríamos desayuno. Afirmé con la cabeza y agradecí la oferta, preparado para irme a otra habitación siguiendo a la niña, pero entonces recordé que esto era el comedor, así que me quedé aguardando una oportunidad de llenar el estómago.
avatar
Rejenih Siegal
Caballero de la 3ª edad

Cantidad de envíos : 1046
Fecha de inscripción : 09/07/2009
Edad : 24
Localización : Toledo cuando hay que currar y Granada cuando hay que rascarse las...ombligo.

Ver perfil de usuario http://desvarios-a-new-era.mforos.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Miér Ago 11, 2010 10:17 pm

Os sentasteis en la mesa con la familia de campesinos. Como desayuno se os había presentado un cuenco de madera lleno de una sustancia semi-líquida de color grisaceo, no estaba bueno, ni siquiera os llenó, pero no había nada más y no queríais abusar de la hospitalidad de gente tan pobre.

Disculpad las preguntas comenzó la mujer mientras comíais Pero es bastante raro que un grupo de extranjeros aparezca por aquí, ya no digo nada de dos grupos en menos de una semana. ¿A que se debe tanto movimiento? ¿Ocurre algo?

La últimas preguntas estaban cargadas de cierto nerviosismo, bastante entendible en aquellas circunstancias.

@ Serghei

Ibas a realizar las preguntas que tenías en mente cuando la madre de la familia se te adelanto con las cuestiones. Tendrías que esperar a que alguien, o tú mismo respondieras.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Jue Ago 12, 2010 8:46 am

Deberia de haber sido mas rapido, haber realizado las preguntas antes de que les diese tiempo a decir nada. Pero no ha sido asi y me veo obligado de al menos soltar un minimo de informacion con el objetivo de ganar un poco de confianza antes de poder preguntar yo. Y preferia hablar sobre ese tema a tener que felicitar al cocinero.

Nosotros venimos siguiendo al otro grupo que os visito hace poco. Se llevaron algo valioso para nosotros y hemos venido a recuperarlo. No sabemos sus razones para que vengan aqui, tal vez huyen o tengan otras cosas en mente, sinceramente no se como piensan para aventurarme a exponer ideas. Solo se que no quieren nada bueno.

Hablo con seriedad y decidido, asi como dejo unos momentos para que puedan asimilar lo que les he dicho y por si algun compañero quiere añadir algo, temiendome que Kal decida hacerlo, despues preguntare, si aun tengo la oportunidad.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Kalenden el Mar Ago 17, 2010 8:17 pm

Yo, Serghei, Rejenih y Gabriel nos dirigimos en la mesa con la familia de miserables a la que pertenecía la casa. Cuando me senté, me encontré ante mis medio-chamuscadas narices un cuenco de madera, insultantemente pequeño, que se burlaba de mi ofreciéndome una especie de cosa. Una sustáncia sin duda incomible cuyo ingrediente más apetitoso era sin duda una puta piedra para darle color.

¿Pero qué mier...? Me cago en la puta, teniais un queso. ¡Yo lo vi, joder, si hasta pensé en robaroslo! ¿Cómo coño me dais de comer esta puta bazofia? ¿Combatís a los extrangeros matándolos de hambre?

Aún con mi indignación, me zampé el desayuno en un abrir y cerrar de ojos, totalmente ajeno al mal sabor. Al fin y al cabo, tenía un hambre de lobos, como sino hubiera comido en meses. Quizás era por el duro camino recorrido. Pero daba igual, porque total aquel mejunje ni para acallar el hambre servía.

Me cago en toda esta puta familia de rácanos e inútiles. Si viajara solo ahora mismo me levantaba a violar a... la cría, por ejemplo. Y luego me los cargaba a todos, para acto seguido zamparme toda su comida, prenderle fuego a todo y largarme. Lástima que, si ahora lo hiciera, seguramente mis queridísimos compañeros me ahorcarían. Puta vida.

Debido a los importantes monólogos rabiosos que reinaban en mi interior, no me di cuenta de que algún miembro de la família nos había preguntado algo. Serghei respondió.

Nosotros venimos siguiendo al otro grupo que os visitó hace poco. Se llevaron algo valioso para nosotros y hemos venido a recuperarlo. No sabemos sus razones para que vengan aquí, tal vez huyen o tengan otras cosas en mente, sinceramente no sé como piensan para aventurarme a exponer ideas.- Dada la respuesta, no había que ser un lumbreras para deducir perfectamente la respuesta. Yo no la deduje, pero sí entendí fácilamente que Serghei hablaba del pirado y sus matones.-Sólo sé que no quieren nada bueno.

Créanme, no saben cuanta razón tiene Serghei. -mi comentario sonó mucho más solemne de lo que alguien como yo podría aceptar.-Ni en sus más oscuras leyendas encontrarán un mal comparable al del cabecilla de esas gentes.

Ignoré el hecho de que Karel se me hubiera presentado, precisamente, como una de las leyendas de una pequeña aldea de Moth. Desde el momento en que oí ese maldito "Cruz." el pirado había dejado completamente de ser un personaje de cuentos para mi.
avatar
Kalenden
Cara tostada

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 04/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Miér Ago 18, 2010 1:07 am

Las palabras, tanto de Kal como de Serghei, sentaron como una enorme losa de piedra en el animo, ya de por si decaído, de la familia. Sus rostros se tornaron más taciturnos y la niña pequeña se resguardo bajo el brazo de su madre... no pudo evitar recordaros a Myrrh. Al parecer en aquellos tranquilos pueblos no estaban preparados para la llegada de un mal como el que traía Karel.

El loco de la moneda, capaz de acabar con la vida de alguien guiado por el azar. Una de tantas encarnaciones del mal que vagaban por Gaia, la mano que guiaba la tormenta que arreciaba fuera. Una oscuridad tan densa que se perdía en el pozo de sus extraños ojos.

Había que acabar con él. No era sólo cuestión de Myrrh, ni de su madre adoptiva, era cuestión de convertir el mundo en un lugar un poco más habitable.

@Serghei

La familia permanecía callada y no podías esperar más, querías hacer las preguntas e irte. Karel debía morir.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Miér Ago 18, 2010 3:57 pm

Esperaba otro tipo de reaccion, que me llamasen loco y tratasen de echarnos de alli. Pero parecia que nuestras palabras habian llegado y que habian sido mas de lo que podian asimilar aunque creo que la culpa la tiene Kalenden por meterles el miedo en el cuerpo de ese modo.

Me gustaria saber algunas cosas antes de partir y esperaba que ustedes nos pudiesen informar. El edificio que esta en la direccion en la que se dirigen ¿Cuanta antiguedad tiene y cual era su funcion? Si fuese otra iglesia podriamos ver alguna clase de patron y conocer de antemano a donde se puede dirigir si vuelven a escapar. Tambien me gustaria saber de otras poblaciones cercanas y de gente que usted conozca. Para nosotros es mas facil acercanos a una villa extraña si de antemano sabemos a quien buscar y nos recomienda un conocido. No todo el mundo acoje a cuatro desconocidos en una noche de tormenta.

¿Seria buena idea preguntar por leyendas de esta zona? Asi fue como conseguimos la primera informacion sobre Karel.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  DJ el Sáb Ago 28, 2010 2:53 am


Me gustaria saber algunas cosas antes de partir y esperaba que ustedes nos pudiesen informar. El edificio que esta en la direccion en la que se dirigen ¿Cuanta antiguedad tiene y cual era su funcion? Si fuese otra iglesia podriamos ver alguna clase de patron y conocer de antemano a donde se puede dirigir si vuelven a escapar. Tambien me gustaria saber de otras poblaciones cercanas y de gente que usted conozca. Para nosotros es mas facil acercanos a una villa extraña si de antemano sabemos a quien buscar y nos recomienda un conocido. No todo el mundo acoje a cuatro desconocidos en una noche de tormenta.

Pasaron varios segundos en los que el padre de familia masticó lentamente una cucharada de aquella insipida sustancia mientras pensaba en las respuestas. Finalmente hablo, aunque un tanto reticente a dar tanta información.

La construcción es bastante antigua, de hecho nadie del pueblo sabe cual era su funcionamiento real, pero parece una iglesia por fuera que es lo máximo que he llegado a acercarme...

Sobre la aldea más cercana es Velforgh que está a dos días de camino desde la iglesia, dirección norte. La gente de allí es bastante amable y tengo un par de conocidos, Ridich y Maida.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Kalenden el Sáb Ago 28, 2010 4:05 pm

Me sorprendió la reaccción de esa panda cuando les contestamos. No esperaba siquera que se tragaran nuestras palabras, mucho menos que se las tragaran TANTO.

Vaya una gente más crédula, no me extraña que en Moth haya tanto cuento de vieja por todas partes. Sí, cuando a mi me contaron la historia de Karel también acabé creyendomela pero... ¡Es culpa de este maldito lugar y la gentuza que habita en é! ¡Llevo tanto tiempo rodeado de mozzers que me han contagiado su credulidad! ¡Es eso!

Me gustaria saber algunas cosas antes de partir y esperaba que ustedes nos pudiesen informar. -Las palabras de Serghei interrumpieron mis acusaciones hacia Moth y sus gentes. Intenté prestar atención.- El edificio que esta en la direccion en la que se dirigen ¿Cuanta antiguedad tiene y cual era su funcion? Tambien me gustaria saber de otras poblaciones cercanas y de gente que usted conozca. Para nosotros es mas facil acercanos a una villa extraña si de antemano sabemos a quien buscar y nos recomienda un conocido. No todo el mundo acoje a cuatro desconocidos en una noche de tormenta.

A cuatro desconocidos armados sí. Pero bueno, ya me he hecho a la idea de la ética inútil del grupo durante el tiempo que llevamos viajando.

Esa gente, en vez de responder, se tomaron su tiempo en masticar y rmasticar la cosa esa que nos daban de comer.

¡Pero si está asqueroso! ¡Tragad ya, estúpidos masoquistas, y responded!

Y lo hicieron.

Joder, lo pienso y lo hacen. ¡Tengo poderes mentales de autoridad, me cago en dios!

-La construcción es bastante antigua, de hecho nadie del pueblo sabe cual era su funcionamiento real, pero parece una iglesia por fuera que es lo máximo que he llegado a acercarme...

¿Otra Iglesia? Joder, cualquiera diria que el pirado es un puto cura, tanta iglesia tanta hostia.

Sobre la aldea más cercana es Velforgh que está a dos días de camino desde la iglesia, dirección norte. La gente de allí es bastante amable y tengo un par de conocidos, Ridich y Maida.

Eso son... buah, que lo calcule otro cuantos días son. Pero son muchos durmiendo en el raso. Si no fuera ya costumbre, me cagaba en todo.

Errr... Bien. -No sabía muy bien qué decir, a lo mejor tendría que haberme callado.- Será fácil de encontrar la casa de esa gente, espero... Bueno, creo que eso es todo. ¿Nos largamos ya?

Mi pregunta fue algo impaciente. Habíamos recibido información, mucha, y cada palabra hacía que, en mi subconsciente, tuviera cada vez más ganas de levantarme y, hacha en mano, ponerme a correr hasta llegar a aquella maldita iglesia.
avatar
Kalenden
Cara tostada

Cantidad de envíos : 618
Fecha de inscripción : 04/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Serghei el Mar Ago 31, 2010 11:34 am

Otra iglesia... Mastico las palabras sin saber muy bien que papel juegan en todo esto. Le agradezco su ayuda y espero que la suerte les sonria. Nos marcharemos lo antes posible. Por mi podriamos ponernos en camino en ese instante, pero no queria dejar pasar la oportunidad al resto de mis compañeros de poder preguntar a estas gentes o simplemente expresar su opinion. Tenemos un largo camino ante nosotros y el tiempo corria en nuestra contra para poder acortar distancias.
avatar
Serghei
Venerable

Cantidad de envíos : 330
Fecha de inscripción : 04/07/2009
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Rejenih Siegal el Lun Sep 13, 2010 12:06 am

Aunque me extrañó que tuvieran asiento para cuatro anfitriones y aún más que este resistiera tanto mi peso como el de Kalenden (aunque la madera tuvo su lastimera queja), lo que nos sirvieron me resultó familiar.

De vez en cuando comía, en su día, hace más de treinta y cinco años, una de estas masas pastosas y descoloridas con sabor a pellejo húmedo... no había nada mejor. Cuando era joven, pero menos, ser parte de un ejército millonario hizo que acabara prefiriendo ayunar a volver a probar uno de estos. Menudo crío pijo que era...

No me fue tan molesto el sabor(o la falta de este) como que la comida en sí no llenaba nada, pero no era culpa de esta pobre gente que bastante hacia con atendernos, no digamos ya en acoger a cuatro hombres armados aleatorios.

-Disculpad las preguntas comenzó la mujer mientras comíamos Pero es bastante raro que un grupo de extranjeros aparezca por aquí, ya no digo nada de dos grupos en menos de una semana. ¿A que se debe tanto movimiento? ¿Ocurre algo?

Nosotros venimos siguiendo al otro grupo que os visito hace poco. Se llevaron algo valioso para nosotros y hemos venido a recuperarlo. No sabemos sus razones para que vengan aqui, tal vez huyen o tengan otras cosas en mente, sinceramente no se como piensan para aventurarme a exponer ideas. Solo se que no quieren nada bueno.

¿Algo valioso para nosotros? Parece que hables de una joya o algo así, no de una niña.

-Créanme, no saben cuanta razón tiene Serghei. Ni en sus más oscuras leyendas encontrarán un mal comparable al del cabecilla de esas gentes.

Bueno, aunque ciertamente no es ningún angelito, he conocido gente peor... Si esto fuese lo peor de Moth, ya tengo un lugar de vacaciones. El único problema es que el cabrón es escurridizo. Si consiguiera atraparle… toda esta locura se acabaría.

Las palabras de Serghei, y sobretodo las de Kalenden parecieron asustar a esa pobre gente de verdad. Intenté quitarles peso.

-De todas formas, si ha pasado de largo por aquí, ya no hay peligro para esta población. Y desde luego no permitiremos que vuelvan.

Hubo un par de preguntas más, que se resumían en que Karel iba a otra iglesia y que había un pueblo a dos días al norte de esta. Recordé que hizo con el primer pueblo que encontramos siguiendo su rastro después de la iglesia de Arc y definitivamente me entraron ganas de atrapar de una vez a ese pirado. Sin embargo, me sorprendería que de verdad actuara de forma tan... predecible.

Secundé los agradecimientos y despedida de Serghei, acompañados por algo un poco más tangible: unas cuantas monedas de plata. Después de todo nos habrían sido de gran ayuda y ellos las necesitaban más que yo. Partí junto a Serghei, Kalenden, Gabriel(que estaba extrañamente callado) en dirección a la segunda iglesia.
avatar
Rejenih Siegal
Caballero de la 3ª edad

Cantidad de envíos : 1046
Fecha de inscripción : 09/07/2009
Edad : 24
Localización : Toledo cuando hay que currar y Granada cuando hay que rascarse las...ombligo.

Ver perfil de usuario http://desvarios-a-new-era.mforos.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El final del Viaje [Todo el grupo]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.