On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Mar Ago 04, 2009 4:59 pm

Togarini, Kaine, 24 de Mayo 8:00 AM


Kaine, la capital de Togarini. Una bella y espléndida ciudad donde los daevars eran la raza dominante y el propio Arconte Supremo tenía su mayor residencia. Era imposible no sentirse cómodo en aquella tierra.

Hacia más de un año que no pisabas aquella ciudad. Pero una carta lacrada, que llevabas en la gabardina, de uno de los más reputados científicos al servicio del Arconte te había hecho acudir todo lo deprisa que habías podido. Qué quería era un misterio, la carta solo decía:

"Acude al burdel del Séptimo Amanecer. Ven armado y dispuesto a partir de viaje en cuanto se te den las ordenes.

Haitchcliff"

Haitchcliff había pertenecido a tu grupo fascista. Le conocías bastante bien. Era un hijo de puta sin escrúpulos capaz de experimentar hasta con niños de las razas inferiores. Sin contar que sus experimentos pecaban más de ser torturas en toda regla. Como tú, compartía el ideal de perfección del raza daevar y era un fiel seguidor del Arconte.

El burdel no estaba lejos ya. Apenas unas cuantas calles más y habrías llegado.


Última edición por DJ el Mar Ene 05, 2010 3:15 pm, editado 3 veces
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Mar Ago 04, 2009 7:18 pm

¡Si joder!, Cuanto tiempo sin ver a ese mamonazo...
Rückstand...
Espero que merezcal puta pena volver a ver su culo...
Me dijo que fuera armado...Gilipollas...¡¿Por quien cojoes me toma?!
¡¡Es la Cuarta del Mei Kampf!!
Siempre amdo, siempre alrta...sempre dispuesto...


Avancé por el callejón...Solo, sin hacr ruido.
Iva tranquilo, sabía que en este lugar nadie iva a acercarse a tocarme los cojones...nadie se atrevería.

Mi paso era firme, regular, igual que mi respiración.
Cuzé los brazos detrás de mi espalda.
Con las puntas de mis dedos, tapadas por el cuero de mis guantes acaricié las garras que oculto aun hoy dentro de las mangas de mi gabardina...
Sabía que estaba listo para lo que fuera.

Mientras me acercaba, mi mente imaginaba los mil posibles encargos...
Un grupo de putos monos wkas que habían enido a comerciar...
Algún "Minderwerting seien"(Ser inferior) de moth que todvía no había aprendido a pronunciar el latin como cojones es debido...

La sangre me herbía solo de pensar en esa escoria...
Para tranquilizarme empecé a entonar para mi el himno de mi grupo...
Los "Rompe cráneos"

Will du dich von etwas trennen...
Dann musst du es verbrennen...
Wills du es nie wieder sehen...
Lass es schwimmen im Benzine...


Adoraba aquel himno...
Me recordó a mi juventud...pensé en mi cara...
¡¡Mi puta cara!!
Aquel himno lo escribimos después de vengarnos de los judios que me hicieron esto...
Viene a decir algo asi como..."Si quires separarte de algo, entonces debes quemrlo, si no quieres volverlo a ver, dejalo nadar en benzina"

Que tiempos aquellos...
Aún recordaba el calor de las llamas de esos cerdos judíos...
Rociados con benzina...atados a un poste...ardiendo, gritando y gimiendo...
¡¡Verfluchter Hundeser!! (malditos perros)

Tenía que comprar benzina...nafta...brea...o algo que ardiera...
Me enfadé y decidí que el proximo con el que me cruzara no tendría ni a gloria de dirifirme la palabra...
Collar de sangre y fuego es lo que merecen todos... pensé

En esas me hayaba pensando...cuado giré la esquina...allí estaba el Séptimo amanecer"...

Heché un vistazo a mi alrededor para comprobar que nadie me seguía...

TIRADA BUSCAR ALQUIEN QUE ME SIGA O GENTE EN LOS TEJADOS: 82 Dado + 70 Base = 152

Entré tras cerciorarme de que si no estaba solo, por la calle no había nadie sospechoso...

Me acerqué a la barra tranquilamente comprobando la aflluencia de gente del local...buscando distraídamente a Haitchcliff con ls vista decidido a pedir una copa de aguardiente...

Haitchcliff...aqui me tienes marica...-pensé- Pero mas te vale que merezca la pena...sabes que desde lo de los judios...yo cazo solo...


Última edición por DJ el Miér Ago 05, 2009 12:16 am, editado 1 vez (Razón : Te he editado la tirada. Recuerda se ponen entre negrita lo que has sacado en el dado y tu bono de habilidad ^^)
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 05, 2009 12:40 am

Nadie te seguía, el callejón y los tejados estaba limpios así que decidiste entrar en el "Séptimo cielo".

El burdel era un antro bastante desagradable, o no, según como se mirase. Desde luego para Haitchcliff debía de ser el cielo. Todo lleno de zorras contoneando sus caderas en paños menores. Lo que más odiabas de aquel lugar era que no solo habían mujeres daevar, también había ryuanes y ashers. Los dueños decían que eran material exótico y que se vendían bastante bien.

Llegaste a la barra esquivando a todas las mujeres, pediste un vaso de aguardiente y echaste un ojo al local. Era pequeño, las paredes llenas de grasa y otras sustancias que preferías no saber que eran. Y entonces los encontraste. Haitchcliff estaba sentado en una mesa bebiendo una copa, a su lado...no podías creer lo que veían tus ojos. El Coronel. El Coronel estaba allí, sentado, con el rostro serio y la mirada perdida.



¡Aquello era más importante de lo que habías imaginado!
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Miér Ago 05, 2009 7:52 am

¡¡Rückstand!! -pensé- Sí que se sabe juntarse este bastardo...bien cerca de la gente importante...
Cojí mi vaso con la mano izquierda.
La derecha siempre ha de quedar libre y, aunque sea ambidiestro, es con la que tengo más confianza al luchar.
En cualquier situación y en cualquier lugar siempre ha de ser así. Ostento cierto cargo y tengo algunos enemigos…
No puedo permitirme el lujo de cometer un fallo en ningún lugar-pensé.
Nunca se sabe…y la situación lo requiere.
Por otro lado hace tiempo que no lo veo…No me voy a fiar de ellos.
Ambos son Daevar y desde que conozco a Haitchcliff se que es fiel a La Causa…


Me acerqué a ellos despacio, sin prisas, con behemencia y parsimonia…
De nuevo recordé nuestro himno.
Contemplé el género del local.
Algunas de las chicas no estaban mal…Pero desde mi “Accidente” asumí que el Schönes Geschlecht (El Bello Sexo) era un lujo que nadie estaría dispuesto a compartir conmigo…
Frené mi avance cuadrándome con planta militar ante mis Hermanos de Causa.
Al menos, que yo supiera, uno de ellos Parte Cráneos. Si no había desertao.

¡Heil Camarradass! –dije- El asunto. Parresse. Imporrtante.
No estaba mal para ser la primera vez que utilizaba la lengua Común en varios años

Mierda, hace mucho que no hablo en latin… -Pensé- Ya practicaré…Continué hablando.
-Rressiví. Su carta. Y Me tienen aquí.
Desabroché mi gabardina. Siempre la llevo cerrada, llueve granice o nieve, dejando ver mis armas. Una de las condiciones la había cumplido.
Faltaba ver si estaba dispuesto a aquello que me pedían.
Tomé asiento.
Yo también había ostentado mi rango en el ejército de Azur y podía permitirme ese lujo.
Ese y no muchos mas. Se hasta donde llega mi suerte y mi puesto.

-Vean. Que. He venido. Arrmado.-Dije- Expongan. Sus. Condissiones. Y. El trrabajo. Que llevaré. A cabo.
Abrí la parte baja de mi máscara y bebí un trago de mi bebida con discrección.
Sabía que por muy camaradas que fuéramos, mi semblante parecía una broma macabra.
Cerré la cancela y seguí respirando tras mi segundo rostro, a salvo de miradas.
Era su turno de hablar…
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 05, 2009 3:00 pm

¡Hombre! Mi viejo amigo, Karl exclamó Haitchcliff levantandose de la mesa y dandote un fuerte abrazo. Luego el científico volvió a tomar asiento y procedió a hacer las presentaciones. Coronel, este es Karl, el hombre del que os hablé.

El Coronel alzó la vista lentamente y clavó en ti sus profundos ojos. Durante varios segundos te analizó de arriba a abajo. Tus músculos se tensaron y unas cuantas gotas de sudor comenzaron a caer por tu nuca. Estabas nervioso, aunque no se lo reconocerías a nadie, aquel hombre era un importantísimo miembro de Les Jaeger y eso significaba que aquel día todas tus peticiones podían hacerse realidad. Obtener un puesto en la mayor organización al servicio del Arconte.

Creo que servirá las primeras palabras del Coronel te llenaron de orgullo. Hablaba lentamente y con tranquilidad, como si no tuviera ninguna prisa.

¡Bien! ¡Bien! comenzó Haitchcliff Lo primero es saber a que estas dispuesto a llegar. ¿Quieres un puesto dentro de Les Jaeger? ¿Hasta donde estas dispuesto a llegar por él? ¿Viajarías a Moth?
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Miér Ago 05, 2009 5:53 pm

¡Haitchcliff cabrón! –Pensé no sin cierta camaradería.- No podías haber elegido a otro Parte Cráneos…Y Coronel…¿Por supuesto que valgo!
Repasé mentalmente, uno por uno los antiguos Parte Cráneos que me llegaron a igualar

Krammer… Muy joven.
“RockLiner”…Demasiado enclenque.
“Deathstorm”…Demasiado idiota.
Grégori… ¿Porqué no él?


Estaba claro.
Porque soy el mejor.
Haitchcliff lo sabía, mis camaradas lo sabían, mis superiores (aunque escasos) lo sabían…

Pero solo podía haber dos razones por las que me elegirían a mi antes que a Grégori.

La primera, porque soy el único de los dos que si se entera de que Haichcliff ha elegido al otro no lo habría matado.

Y la segunda.
Ambos odiamos a la misma escoria. Pero yo a diferéncia de él, tengo una cuenta pendiente que jamás será saldada con los Perros Judíos…
Quizá tuviera algo que ver…

Viajarr. A moth. –Dije en voz alta tas un segundo trago de aguardiente.-Puede. Serr. Interresante…Un lugarr. Lleno. De. Escorria. Que Limpiarr.

Obviamente ese no era el encargo.
No iba a entrar en Les Jaeguer por matar Les Cingeuers.
Llevaría años en sus filas…

Tengo todo lo que necesito para partir ahora mismo-pensé

-Puedo. Parrtirr. Ahora.-Dije mirando al Coronel- Estoy. Listo., Bien. Equipado., Y. No nessesito. Mas. Que. Lo puesto.

Mentira…Tal vez un poco de brea. Al lugar donde iva seguro que la necesitaría.
Solo me interesaba, por pura curiosidad. ¿El marica de Haichcliff estaba dentro?
¿Desde cuando? ¿Por meritos propios…?

Mejor no preguntar. Discrección ante todo. Se me dice y hago, sin preguntas.
Saben que estoy dispuesto. Saben que ardo en deseos de ingresar.
Y saben que pidan lo que pidan, está practicamente hecho…

-¿Cuál. Ess. Mi. Encarrgo?
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 05, 2009 8:32 pm

Haitchcliff sonrió con suficiencia tras tu pregunta. El muy cabrón sabía que ibas a aceptar, probablemente te había llamado por eso, aparte de las cosas ya citadas. El científico nunca había sido un idiota. Sí un gordo hijo de puta sin escrúpulos, pero nunca tonto.

Nosotros nos encargaremos del transporte y de provisiones para un par de días. De hecho lo tenemos todo ya preparado en la cuadra las palabras de Haitchcliff dejaban claro lo que pensabas, ya sabían que no te ibas a negar. Viajaras de una manera bastante peculiar. Sobre tu encargo...creo que es mejor que lo diga El Coronel.

El científico cerró la boca y se recostó en su silla satisfecho. Dio un largo trago a su bebida y luego se dedicó a observar descaradamente la mercancía de local. Tanto puta tenía que estar volviendole loco. Bien eran conocidas sus continuas violaciones a las mujeres de sus experimentos en el grupo fascista. Nunca supiste como se dignaba a follar con las razas inferiores, pero era mejor dejarlo estar mientras el gordo hiciera su trabajo.

Un movimiento te sacó de tus cavilaciones. El Coronel se incorporó un poco en su silla y apoyó los brazos en la mesa. Allí estaba, en su muñeca derecha, el famoso sello de Hephaistos. La fuente de su poder. Tragaste saliva.

El encargo es simple comenzó Tenemos una edificio de experimentos genéticos instalada en mitad de los Paramos de la Sombra. Últimamente no llega ningún informe y parece ser que a los muy negligentes se les escapó un experimento. Antes de que El Imperio escupió aquel nombre Nos pueda asociar con las actividades de esa gente deberas matarlos a todos. Te dejaremos en Torda, desde allí viajaras al norte, a unos cuantos kilómetros encontraras la mansión. Esta bastante escondida. Luego volverás a Torda y redactaras un informe que nos enviaras por medio de un contacto que te localizara en la Plaza Central de Torda. Luego esperaras nuevas ordenes. ¿Podrás hacerlo?
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Miér Ago 05, 2009 9:33 pm

¡Rückstand Coronel! No me haga reir… -Pensé- De mi puesto al suyo solo hay una pequeña diferéncia burocrática… ¡Claro que puedo hacerlo! La duda ofende…

Viajar…caballerizas…
Eso indica viajar con caballo.
“Viajaras de una manera bastante peculiar”
Eso indica que no necesariamente viajaré encima del caballo.

¿Carroza? ¿Cuádriga?... ¡Qué mas da!

-Camarradas. Acepto. Su Encarrgo. Collar, De Sangre. Parra Todoss. ¡Heil Mathew!

Dije proponiendo un pequeño brindis cordial.
Brindamos.

Parece que después de todo me puedo fiar, hasta cierto punto, de ellos…
El trabajo no parece dificil.


De hecho me daba en las putas narices que, si no llegaban informes y se les había escapado algo… mis garras no iban a engarzar collares en los cuellos de miembros del lugar de experimentos…

-Si. Usía-Dije dirigiéndome al Coronel- Da. Perrmisso…

¡A la mierda¡ Cambio de idioma…Ya practicaré el Latin de camino a Moth.

Wenn Sie Erlaubnis mich geben -Empecé de nuevo, no recordaba casi el idioma- Es bittet mich Tag und Stunde anzulaufen. Jetzt Entschuldigung, Ich gehe weg stillzustehen. (Si usted me da permiso, digame día y hora. Ahora perdóneme, me retido a descansar.)

Al terminar le hice un gesto circular con la mano a Haitchcliff para que le tradujera lo que acababa de decir al Coronel.

Por suerte o por desgracia fuimos bastante selectivos con la expansión de nuestra lengua y por lo tanto solo la conocíamos los Parte Cráneos.

Aunque debo decir, que me habría sorprendido muy gratamente que alguien tan destacado, famoso y respetado entre nosotros se ubiera preocupado en adoctrinarse mínimamente en ella.

Ahora que lo pienso… Moth… Tal vez me retrase un día si surjen bocas que cerrar por el camino, o si algun Minderweiting sein (ser inferior) autóctono viene a tocarme mis santas pelotas.
No creo que les importe si me retraso mínimamente y doy las explicaciones oportunas. Aunque quizas sea mejor demostrar puntualidad para que vean que por encima de mis ideales están las ordenes recividas.
Bueno, si no me retrasan, caeran unos cuantos igualmente…


Esperé a que Haitchcliff terminara de traducir lo que le acababa de recitar.
Una vez terminó, es Coronel asintió con la cabeza. Yo le miré.

Esperaba que me dijera en que circunstancias empezaría mi viaje y de que modo.
Sinceramente. Esperaba con fervor y ansias partir. Quería que fuera en ese mismo instante.
Pero, ante todo, seriedad, rectitud y buenas maneras.
Y por encima de todo, la jerarquía.
Como superior, Camarada y hermano de causa, el Coronel decide, dicta y yo obedezco sin preguntas ni malos gestos.

El Coronel se dirigió a mi…
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Jue Ago 06, 2009 9:06 pm

Creía que no tendrías problemas en salir ahora mismo...pero necesitas descansar dijo El Coronel con parsimonia. Era una acusación bastante sutil.

Haitchcliff comenzó a gesticular como un idiota cosas sin sentido. Golpeó con el baso la mesa y te miró con los ojos muy abiertos. Comenzó a hablar con la boca llena de Whisky.

Efta de froma, sefuro, no tenfra ninfún froblema en falir... el científico tragó bruscamente antes de ahogarse y carraspeó la garganta varias veces. Lo que quería decir es, que seguro que nuestro amigo Karl no tiene ningún inconveniente en salir ahora mismo. Veras Karl, el método de transporte es bastante poco usual y difícil de poner en marcha. La cuestión es que, ahora mismo, ya esta montado en la cuadriga. Así que porque no nos dejamos de tonterías y vamos para allí, seguro que estarás encantado de salir cuanto antes.


Haitchcliff te guiñó unas cuantas veces el ojo izquierdo. Daba la sensación de que salir en ese mismo instante no era una petición o sugerencia, era un orden y, viniendo del Coronel, quizás era mejor aceptarla sin rechistar. Debía de correrles prisa.

El Coronel se levantó tranquilamente de su silla y te observó de nuevo de arriba a abajo. Él era alto y su porte imponente. ¡Un daevar como debía serlo!

¿Vamos? Preguntó. Aunque ya sabía la respuesta.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Jue Ago 06, 2009 9:44 pm

Haitchcliff…-Pensé- No has cambiado en absoluto. Siques siendo el mismo enorme e irritante ballenato con los mismos putos modales de mierda…
Te he hechado de menos...

Joder con el Coronel…


-Disculpe -Empecé a decir- Solo. Es. Un Trrato. De. Corrtesía. No Nessesito. El Descanso. Siempre Listo. Corronel…

¿Me estaba probando…?
Abrí mi cancela. Vacié mi vaso.
Me encantan las bebidas fuertes. Entran de golpe, con fuerza, te despejan en el momento, te ayudan a activar tu cuerpo. Pero no hay que abusar, si te pasas y la situación se jode, estas muerto.

Me puse en pié.
Me cuadré delante de mi Coronel.

-Desspuess. De. Usted.

Empezó a caminar entre las chicas hacia la salida calmadamente.
Por lo que sabía de él, se lo tomaba casi todo con calma.
Con una sonrisa burlesca oculta por mi mascara imaginé si realmente “todo” se lo tomaba con calma y lo irónico que resultaría dado el lugar donde nos encontrámos.

Bueno, no fue una sonrisa. Para sonreir hay que tener labios.
Debió ser una mueca asquerosa en mi puta cara de chiste malo…

Se levantó Haichcliff
Como dije, yo detrás del Coronel. No de Haichcliff. Por orden de importancia siempre…
Salímos a la calle.
Me fijé en su forma de andar. Ambos tenemos cierto aire militar en nuestros andares.
Caminé tal cual. Cabeza erguida. Paso firme y rítmico. Como sacando pecho ante la vida.

¡Ah! Tengo que acordarme de entregarle una copia del Mein Kampf (Mi Batalla) al Coronel a mi regreso para que lo aplique a sus chicos.

El Mein Kampf era una recopilación de disciplinas, formas de vida y creencias de los Parte Cráneos. Era como una puta bíblia para nosotros. Pura disciplina de combate y batalla urbana.

Salimos del burdel. Por fin.
Lo importante era la discrección, si. Pero también había lugares discretos menos contaminados y sin putas blancas rameras.
Según pensaba, el antiguo cuartel de los Parte Cráneos que ahora ocupaban las nuevas generaciones de chavales era bastante discreto…y seguro. Casi como el Cuartel.

No caminamos mucho. No había mucho que caminar.
Tampoco hablamos. No quedaba nada que decir.
Bueno si, Haichcliff intentaba adelantarme para ponerse al lado del Coronel. Pero yo le cortaba el paso continuamente y no paraba de decirme “Es tu oportunidad camarada… Es tu oportunidad”

Al fin llegamos a la esquina de las caballerizas.
Debo admitir que sentía curiosidad. Me la habían despertado. ¿En que pollas iba a viajar?

Giré la esquina pensando:
¿En que coño quieren que me monte estos mamones?
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Vie Ago 07, 2009 10:01 pm

Giraste la esquina, no sin un poco de ansiedad por tanto secretísimo a la hora de hablar de en que ibas a viajar. Las caballerizas estaban vacías, solo habían dos daevars preparando tu método de transporte.

Un globo.



Un enorme globo blanco te esperaba a medio inflar. El fuego rugía con fuerza mientras la tela se expandía. Los daevars trabajaban afanosamente para tenerlo todo listo. De pronto te diste cuenta de que había un tercer daevar. Estaba dentro de la cesta del globo y llevaba unas enormes gafas. El piloto.

¿Has visto camarada? preguntó Haitchcliff orgulloso ¡Un globo! Dentro de la cesta están la comida, la bebida y una manta para taparos. Hará frío allí arriba.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Sáb Ago 08, 2009 2:57 am

No negaré que me resultó bastante curioso.
Un globo no es algo que se vea a diario y mucho menos en lo que tenga alguien ocasión de viajar.
Ese tio no sera…-Pensé- No, no parece Parte Cráneos…Al menos no lo recuerdo, tal vez si lo veo sin gafas…

-Bien. Camarradass. –Empecé a decir dirigiéndome a mis distinguidos acompañantes- Me Desspido. Ya. ¡¡Auf Wiedersehen em Heil Mathew!!

Esperé en silencio, inmóbil, contemplando el espectáculo de como mi medio de transporte crecía por momentos.
Una vez terminaron de hincharlo, les dí la mano a ambos.
Monté en el globo y saludé cordialmente a mi compañero de viaje.

-Buenass. Nochess. Camarrada. Mi. Nombre. Es. Karl Ruprecth Kronen.

También le estreché la mano. Su nombre ahora mismo no lo recuerdo.
Es agradable viajar con un compatriota. Así por el camino podré recordar el latín, que buena falta me hace.
Despegamos en pocos minutos.
Mientras, comprobé el equipo que teníamos en el globo…

Tenemos algunas antorchas. Jabón. Comida. Mierda, verduras…Menos mal que también hay carne…y no se si eso es un puto trozo de pescado salado.

Iba a estar realmente incómodo.
Sin embargo cuando despegamos y me acurruqué para dormir un rato no me quité los cinturones con mis armas.
Es un mal vicio que adquirí cuando era soldado.
Si no estás a salvo en el cuartel, las armas siempre guardadas contigo.
Aproveché esa manta que me ofrecieron. No era mucho pero se agradecía. Allí arriba hacía frio.
Me subí las solapas de mi gabardina e intenté conciliar el sueño.
Calculé un par de días o tres, cuatro a lo sumo para llegar a Moth.

¡Rückstand Haichcliff! -pensé- No te pasas por el puto cuartel a verme…No se nada de ti… De repente me llega una mierda de carta tuya y me encuentro al rato en el aire, camino a Moth, con un puesto en Les Jaeger casi en el bolsillo y con una misión recien encomendada.
Pasar a cuchillo a unos gilipollas que juegan con cosas que no pueden controlar en una región cuyos habitantes merecen existir en el pabellón de las razas exterminadas…
Espero que algún cabrón se haya acordado de meter aunque sea un poco de aguardiente en esta mierda de chisme…
Joder, al final no he podído comprar benzina… Ya compraré por allí…


Y me dormí.
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Mar Ago 11, 2009 12:29 pm

Un trueno en el horizonte hizo que despertaras de golpe. El cielo estaba negro y cubierto de estrellas, estaba completamente despejado, al menos lo poco que veías agazapado en la cesta del globo. Continuabais volando. Ramss, el piloto, estaba de pie manejando con habilidad el fuego y los pesos del globo. Su rostro observaba con preocupación el horizonte.

Aquello te puso un poco tenso. Te incorporaste para poder observar mejor y ver lo que ponía tenso al piloto. Deseaste no haberlo hecho. Pocos kilómetros eran los que os separaban de una enorme masa de nubes negras, algunos rayos relampagueaban entre la masa informe de nubarrones.

Esto va a ser peligroso comenzó Ramss No podemos esquivar la tormenta, pero tenemos la suerte de que aún no se ha desatado. Quizás, y solo si Dios nos brinda su mano, podremos atravesarla sin que el globo sufra daños. Si no nos da ningún rayo...

Tenías el corazón en un puño, aunque nunca lo hubieras reconocido, el miedo atenazaba tus piernas que temblaban levemente. La suerte no parecía haberte sonreído esta vez. Varías preguntas acudieron a tu cabeza ¿Qué estabais sobrevolando ahora mismo? ¿Si os alcanzaba un rayo había alguna oportunidad de sobrevivir? ¿Cuanto quedaba para entrar en la tormenta?

Una de ellas se contesto sola. Ramss estaba haciendo cálculos con una de las manos y susurrando varios números.

Creo que alcanzaremos la tormenta en una hora.

Un mazazo sacudió tu pecho. Solo una hora para encontrar alguna solución. Algo cruzó por tu mente ¿Porque no descendíais? ¿Acaso bajar no era una solución?

Una rápida mirada hacia el suelo te dio la respuesta. Bajar también era una mala optativa. En aquellos momentos sobrevolabais una zona montañosa muy escarpada y de peligrosos salientes. Las famosas Cordilleras de la Cicatriz.

Las dos opciones eran un riesgo. Quizás había una tercera, algo capaz de salvaros, pero la cosa pintaba de mal en peor.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Mar Ago 11, 2009 2:38 pm

La puta que lo parió -pensé- no tengo ni idea de cómo cojones se maneja esta mierda de chisme…

Intenté animar a Ramss con mi latin, un poco mejor hablado.

-Trranquilo Ramss, solo. Son raillos. Nossotros. Nessesitamos demonios. Parra caer.

Cojones Karl, tranquilízate. Piensa con la puta cabeza. Recuerda el Mein Kampf…
Los rayos…son atraidos por el metal… Joder…lo unico metálico que hay en este chisme es…la cosa esa que tira fuego para hinchar el globo…y…

Muy a mi pesar.
Mis armas… Mis estacas…y mi garfio

Cojí una estaca, la até con sumo cuidado, tomandome mas de media ora en cerciorarme de que la había dejado perfectamente atada al extremo de mi garfio de escalada. Unos 15m de cuerda hebrada con algodón y…filamento de acero…

TIRADA PARA ATAR LA ESTACA CERCA DEL EXTREMO DEL GARFIO
(Truco de manos?) 20 Base + 71 Dado = 91 (+ tiempo empleado, 35 minutos)

La punta del garfio es de titanio…la estaca también…debería atraer los rayos si lo volteo fuera del globo y mis guantes deberían protejerme de los rayos si uno de ellos cae en el garfio y viaja por las hebras de acero…
Necesito una toma de tierra…


Hice una pila con unas doce asquerosas y nocivas frutas y las remojé con un chorro de agua. En medio de ellas incrusté la culata metálica de mi garfio.

Esto debería atraer los rayos más que el globo en si… y no deberían joderseme las armas...
Me la voy a jugar. ¡Gloria, poder, fuerza y honor!


Ramss me miraba de vez en cuando, mientras toqueteaba frenéticamente los mecanismos que yo ni sabía manejar ni me había preocupado en pedirle que me enseñara.
El tiempo solo lo había empleado en cosas prácticas.
Practicar y recordar mi Latin y conversar con Ramss para ver si tiene el espíritu necesario para ingresar en los Parte Cráneos.

Al rato, Ramss dejó de tocarlo todo. Era inutil, ibamos de cabeza a la tormenta…mejor no cansarse, tal vez luego haga falta utilizar toda la energía que se posee en un momento crítico.

Me noto frio…Nunca me he jugado así la vida… SE que va a salir bien…pero aún no lo he visto con mis propios sojos…

Entramos en la tormenta…El momento había llegado.

-Ramss. Camarrada.

Saqué el garfio con la estaca atada. No le había dicho para que lo había hecho.

-Hoy es. Tu dia. De suerrte. Vas a. Trrabajarr. Parra mí.

Empece a dar vueltas cortas para que ganara inhercia.
Luego vueltas mas grandes…
Al final, hice girar el garfio completo en circulos de 30m de diámetro…
Estabamos cerca de los rayos…

-Nessesito que. Hagas. Exactamente. Lo que yo te diga.
Hass que. Este. Cachiarro. Corra todo. Lo que. Pueda.
Si un. Raillo cae. Desstrossará. La fruta.
Apila mass. Y. Vuelve a tu. Puessto. Yo no. Puedo parrarr…


Haichcliff…me deves más que una copa por esto…
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Mar Ago 11, 2009 9:32 pm

Ramss asintió ante tus ordenes y se preparó concienzudamente para seguirlas sin el más mínimo error. Porque por pequeño que fuera, un error sería mortal.

La tormenta estaba ya a vuestro lado. Agitaste con más fuerza tu pararrayos improvisado con la esperanza de que los rayos no rozaran si quiera el globo. Con los corazones en un puño os adentrasteis en la masa de nubes negras.

¡Brooom! el primer rayo relampagueo con fuerza y se estampó contra la estaca. El impacto fue bastante fácil de aguantar, pero las frutas reventaron saltando por todos lados.

El piloto cumplió su parte del trabajo, corriendo rellenó de nuevo la cesta y volvió a su puesto. El globo aceleró y alcanzasteis bastante velocidad. Pero esto no había hecho más que empezar.

Otro rayo voló e impacto con fuerza en la estaca. De nuevo la fruta explotó. Esta vez habías sentido la electricidad pasar por la punta de tus dedos, no había sido más que un leve calambre.

Tirada por frialdad de Karl: 50 base + 58 dado = 108

Así que permaneciste firme en tu puesto. Ramss hizo de nuevo su trabajo y colocó la fruta en su sitio.

Si esto sigue a ese ritmo nos quedaremos sin viandas antes de salir de la tormenta gritó para que se le escuchara entre los truenos.

No pudiste contestar pues otro rayo golpeó la estaca.

Tirada de CON de Karl: 4/7. Tres puntos de acierto.

Aguantaste valientemente a pesar de los calambres que recibiste en las manos. Los guantes no eran suficiente para protegerte de aquella potencia. Necesitabas algo más.

Mientras Ramss continuaba rellenando la cesta con más fruta.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Mar Ago 11, 2009 11:41 pm

La fruta me había salvado la vida…Jamás lo habría dicho…Normalmente produce el efecto contrario en mi.
Bueno, estaba en ello…y si se acabava…no habría servido de nada…

¡Ramss! –Grité en mitad de la tormenta.

El pobre piloto se giró en el acto. Mi voz sonaba profunda, distorsionada por mi mascara…y maquiabélica…

¡No. Mass frruta!
Noss. Quedarremoss. Corrtos.
Ahorra. Nessesito que. Bajes y. Vueles serrca. De tierra.


Me daba igual que no entendiera mis razones.
Se ser bastante convincente…Y siempre le puedo mirar cara a cara sin mascaras.
A ver si no me hace así caso…

Nessesito. Camarrada… Que vueles. Muy bajo.
Parra que yo. Pueda usarr. La montaña. Parra. Atrraerr. Los raillos.


No estaba mal la idea…En lugar de fruta…Dejar que el otro extremo de mi garfio cuelgue y roce con la montaña…
Asi tenemos una buena toma de tierra.

Solo queda esa opción. Espero que Ramss sea suficientemente bueno como para mantener una distancia entre las rocas sin matarnos.
¡Rückstand! ¡Mis manos
!

Sin dejar de voltear mi pararrayos improvisado, solté una mano, cojí los faldones de mi gabardina y así de nuevo la cuerda.
Hice lo mismo con la otra mano.

Espero que sea suficiente…No puedo dejar de voltearlo y eso limita mucho lo que puedo coger para no quemarme…
De momento está funcionando de marabilla toda esta puta mierda que he montado.
Espero que este hombre pueda volver y contar mi hazaña. Tal vez llegue hasta oidos del Coronel y le caiga en gracia…


Saqué nuevas fuerzas…¡¡Como buen ostentador de mi rango, no puedo permitir que la moral decaiga entre mis hombres!!

Si me ve animado, él también se animará.
Dios…que ganas tengo de tocar suelo.
Lo primero que haré sera buscar alguien con quien desahogarme…


Tirada de liderazgo para animar a Ramms:
Base 10 + Dado 72 = 82

-¡¡Essto. Es. Cossa hecha. Camarrada!! ¡O. La torrmenta. O. Nossotrros. Y. Yo. No. Me rrindo!

Jamas en toda mi puta y asquerosa vida he podido siquiera imaginar que en algun momento me iba a encontrar en esta puta situación de los cojones…
Me gado en Haichcliff, en la misión, en la puta que los parió a los dos y sobretodo en las razas inferiores.
Ahora mismo van en ese orden.
¡Cojones Ramms! ¡Haz que este chisme baje de una puta vez!
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 12, 2009 1:33 am

Tras tus ordenes Ramss reaccionó deprisa e intentó bajar todo lo posible el globo. Otro rayo estalló entre las nubes y fue a parar a la estaca. ¡Boom! la fruta estalló en pedazos de nuevo, el piloto tuvo que dejar sus funciones y rellenar de nuevo la cesta. Esta vez tus manos no notaron más que un leve cosquilleo. Parecía que la gabardina funcionaba.

Una vez la cesta estuvo renovada el piloto volvió a los mandos del globo y continuó con el descenso. La montaña se acercaba a un ritmo vertiginoso, era una escarpada y sinuosa cordillera.

¡Va a ser imposible! ¡La montaña es irregular! tendremos que subir ya bajar continuamente. ¡¿Y si cae un rayo y el garfio no esta tocando el suelo?! Es demasiado peligroso...

A pesar de sus replicas el piloto continuó descendiendo. Los picos más escarpados se os acercaban a una velocidad de vértigo.

¡Broooom! otro rayo impacto en la estaca. De nuevo la fruta estalló, era la última reserva.

¡¡Mierda!! gritó Ramss. Lanza ya el gancho, pero no se si funcionará.

avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Miér Ago 12, 2009 8:28 am

Pobre hombre. Donde lo habían metido…

Supongo que fue debido al miedo, pero no reparó en un detalle…
Teníamos un factor, y solo uno jugando de nuestro lado…

¡Trranquilo. Camarrada! La tierra. Esstá. Mojada. Y. El Agua. Atrrae. Raillos A. Dos. Metrross.

Espero que sea verdad…
Joder, será una puta suerte si salimos con vida… ¡Y sin fruta!
Creo que me voy a considerar jodidamente afortunado…
De hecho me esta empezando a importar menos la puta que parió a Haichcliff…

Sin dejar de voltear mi improvisado pararrayos con la mano derecha, con mi siniestra tiré poco a poco del cable para que la cuerda que giraba fuera sensiblemente mas corta.
¡Sensiblemente los cojones! Saqué siee metros de cuerda, dejando otros ocho para voltear el gancho y la tiré con el resto de la parte trasera del garfio, directamente, fuera del globo.
Primero cayó sobre una roca y rebotó.

¡Rückstand! ¡Voy a rayar la puta culata!

Al ser un terreno tan abrupto, ciertamente no estaría siempre tocando, pero teniendo un buen pedazo de cuerda arrastrando continuamente por el suelo, me aseguraba que casi siempre tocaría o estaría suficientemente cerca como para que los rayos viajaran por ahí. No sin cierto peligo, paliado en apariencia, para mí, pero sin peligro alguno para el globo.

-¡Esstos. Raillos. Parressen. Endemoniados! ¡Perro. No me. Sirrven! ¡Ya dije. Que. Nessesitamos. Demonios!
Alcé la voz sobre el estruendo, con un cruel grito hacia la tormenta.

-¡¡Cowardly Dämonen!! ¡¡Sie gekommen worden zu durch meinem!! (Demonios cobardes, venid por mi)

Pero no se atrevieron.
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 12, 2009 5:28 pm

Con valor, y algo de locura, os lanzasteis a través de las escarpadas cimas de La Cordillera de la Cicatriz. En gancho rozaba el suelo en algunos tramos, por desgracia os veíais obligados a subir y bajar una y otra vez para no chocaros. Ramss estaba demostrando ser un piloto más que competente, aunque más de una vez la cesta rozó con varias rocas y casi llegasteis a caer una de ellas.

Los rayos continuaban bañando el cielo con su destello cegador. Uno impacto en la estaca mientras el gancho rozaba el suelo, con el segundo no fuiste tan afortunado. El rayo golpeó mientras subíais y toda la descarga se repartió por la cuerda.

Tirada de CON de Karl: 1/7 Superada con 10 aciertos.

Pero los guantes, la gabardina y tu inigualable aguante hicieron que soportaras la electricidad como si de un reto personal se tratase. Un reto en el que fuiste el vencedor.

Media hora más tarde

La tormenta quedó atrás. Caíste rendido y con las piernas temblando por el esfuerzo. Los faldones de tu gabardina se habían quemado un poco y tus guantes habían quedado inservibles, pero estabais vivos. Y el globo continuaba su viaje.

El piloto gritó con euforia.

¡Ha sido increíble, Karl! Es usted un excelente capitán, no pensé que fuera posible salir con vida de esta, pero aquí estamos. ¡Un honor haberle servido! dijo Ramss eufórico mientras se erguía y te dedicaba el saludo militar.
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Miér Ago 12, 2009 9:39 pm

Lo dicho. El mejor.

-¡Desscanse. Camarrada! Grrassias. Porr. Sus. Elogios.

-¡Ruckstand, mis guantes! Me costaron doce putas monedas de oro…

En ese momento me dio por preocuparme de mis guantes…Por suerte era lo único que se había perdido.
Mis guantes y la fruta. Pero la fruta se me daba un ápice lo que le ocurriera.
Lancé los guantes hechos fosfatina fuera del globo.

Ahora tengo que demostrar entereza ante mis…mi hombre.

-Yo. Tambien. Le. Felissito. Ha. Sido. Ussted. Un. Pioloto. Exselente.

Le devolví el saludo. Debió ser todo un honor para él.
Después de eso, me giré, abrí el saco de las provisiones y comprobé que nos quedaba bastante para llegar.

-Fruta no queda. Queda carne, pero no mucha. Queda pesacado, tampoco en cantidades. Agua tenemos, y acabamos de recoger algo más.
Creo que llegaremos muy justos, tal vez apretandonos un poco los cinturones, pero sin mayores problemas…


Cogí un pedazo de carne salada.
Abrí la cancela de mi máscara de gás.

-Ramss. Deverría. Comerr. Algo. Aunque. No. Le. Apetessca. Acabamoss. De. Gasstarr. Mucha. Enerrgia.

No me giré hacia él mientras le hablaba. No con la máscara abierta.
Comí masticando, por desgracia, ruidosamente.
Sin embargo no traté de ocultar mis ruidos.
Supuse que simplemente con comer mirando hacia fuera sería suficiente para mitigar el ruido.
Tenía tiempo. Me salía el tiempo por las orejas.
Pero no sabía que hacer con él…

Mi mente volvió años atrás.
Recordé el momento en el que, marchando con un camarada por una aparentemente segura calle de nuestra patria, se nos hecharon encima doce bastardos judíos hijos de minderwertinger seien (seres inferiores).

Mi camarada sacó su arma. Yo hice lo propio.
Luchamos con valentía,con fuerza y con honor.
Pero los últimos cinco que quedaron vivos se me hecharon encima y, mientras cuatro de ellos me sujetaban, el quinto, al que había apalizado apenas cinco días antes, sacó un puñal y empezó a desgarrarme la cara arrancándome la carne a tiras, hasta el hueso.
Mi camarada en el suelo con el pecho hundido. Muerto. Empuñando aún su bate con clavos oxidados, ensangrentado, con un pedazo de carne y hueso entre un par de puntas. Cuatro perros judíos a sus pies.

A mi me ataron y huyeron dejandome para que me desangrara.
Pero cometieron un error. No me desarmaron.

Nécios principiantes…
Corté mis ataduras y volví al cuartel.
Mis heridas sanaron y dando las ordenes oportunas, en poco tiempo capturamos a los cinco supervivientes.

Una noche. En mitad de una plaza de Togarini. Cerca de ningún sitio en el que nos guareciéramos.
Aparecieron atados, amordazados y rociados con benzina cinco judíos bien apaleados.
Les prendímos fuego. Tiramos de cuerdas atadas a sus mordazas cuando el fuego había sido ya encendido para escucharles gritar.
Saludamos ante ellos todos los Parte Cráneos reunidos para la ocasión.

¡¡Feuer Frei!!

Me adelanté. Los miré a la cara y comprendieron, antes de morir de forma mas digna de lo que merecían, el grabe error que habían cometido.
Marchamos hacia el cuartel a paso ligero, apartándonos de la zona para que no nos acusaran.

Una lágrima me escoció brotando donde tiempo antes tube un lagrimal.
Terminé de desgarrar y engullir mi menguada comida.
Ni mucha ni poca hambre, asique mejor saciar poca dada la situación. La comida no sobraba.

Salí de mis ensoñaciones

-¡Comandante!
Me giré. Era Ramms. Le miré.

-Le he pedido si me puede acercar algo de comer. Usted que tiene el saco a sus pies.

Le acerqué un pedazo generoso de carne.
Iba a ser el último camarada que iba a ver hasta mi regreso…
Y me había caído jodidamente simpático el muchacho.
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Miér Ago 12, 2009 11:25 pm

Varios días habían pasado ya desde el incidente de la tormenta. Varios días encerrados en ese globo, comiendo la poca comida que quedaba y racionando el agua para que no se os acabara. Ramss te enseñó los rudimentos básicos para ir hacia delante con el globo, por buen soldado que fuera el también necesitaba dormir y descansar de vez en cuando. Así que acabasteis haciendo turnos para conducir el aparato, ir para adelante no era difícil. Al menos durante unas horas.

Ya sobrevolabais la costa del Mar Interior cuando la comida llego a un punto insostenible. No quedaba más que unos pocos trozos de carne y una sardina. Era imposible sobrevivir el resto del viaje con aquellas únicas provisiones.

Debajo se veía una enorme ciudad, probablemente una capital. Pero ¿Qué capital? Decidiste preguntar a Ramss por donde estabais pasando. Tus sospechas se hicieron ciertas. La ciudad que se veía era Brudge, capital de Kanon. Zona Imperial. En tierra estaría lleno de Ashers y Aiones. El asco te invadió solo de pensarlo.

¿Qué hacemos capitán? Quizás sería inteligente una parada...
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Jue Ago 13, 2009 12:22 am

¡Rückstand Ramms! –Dije- Odio. Las verrdadess. Cuando implican. Rassas inferriorres.
Perro si. Camarrada., Es nessesarrio. Parrar.


Mierda. No es lo que mas me apetezca…pisar la asquerosa tierra imperial…
Y mucho menos, por muy necesario que sea, comer su contaminada comída. Espero que de menos de la mitad del asco que dan ellos.


Ramss comenzó a descender. Por el camino acordamos que yo iría a comprar provisiones mientras él se quedaba custodiando el globo y discutimos las vituallas necesarias.
Él insistía en que tenía que comprar algo de fruta o verdura.

Creo que no necesito nada mas…Tal vez me venga bien una pala…En el ejército suele resultar bastante útil dormir en un aujero a la intempérie en lugar de hacerlo a cuerpo descubierto sobre el suelo. Se pasa más desapercivido y se ofrece un blanco menor al enemigo. Bueno, supongo que se me ocurrirá algo mas para comprar…

Ramms continuaba con su descenso.
Antes de llegar al suelo, apenas un metro saltamos de la cesta con y clavamos las piquetas para afianzar el globo.

No es plan de quedarnos sin transporte en ningún lugar.
Pero menos aún en el imperio.
Era aproximadamente un poco después de la hora de comer. Cerca de las cuatro de la tarde en las afueras de Brudge, a unos minutos de camino de la ciudad en si.
-Bueno. Camarrada. Volverré antes. De. Senarr. ¿Comida. Parra otrra. Semana. Sierrto?
-Si, una semana aproximadamente. ¡Hasta la cena mi Comandante!

Partí decidido, en busca de una tienda donde poder comprar todo aquello que necesito.
La ciudad no estaba mal. Teniendo encuenta quien la había hecho.
Nada como la arquitectura Daevar.
Di unas cuantas vueltas. No había mucha gente en la calle y menos aún que repararan en mí.

Obviamente, cubierto desde la uña del pié hasta mi rasurado bigote de ropas, nadie se daría cuenta de mi raza.
De mi raza superior.

Este sitio me toca muchísimo las pelotas.
Me toca las pelotas estar aquí en medio, pero creo que me jode mas no tener nada que arda mucho a mano…
¡Rückstand, benzina!
Benzina…no, espera…en latin se dice… ¿Nafta? No… ¡Brea! Eso és.
Tengo que comprar brea…
¡¿Pero donde cojones hay una puta tienda?!
Oh, ahí hay una…
¿Pequeña Brujita? Hace falta estar mal de la puta cabeza o ser imperial para ponerle esa mierda de nombre a una tienda…


Entré con energía, alzando un poco la voz, pero sin gritar.

-¡Heil Math…

Acuerdate de los judíos…aquí también te linchan Karl…

-¡Buenoss. Diass! Nessesito. Comprrar. Algunas. Cossass. Pequeña. Brruja.

Abrí mi tahalí donde guardo mis monedas de plata y miré su interior haciendola tintinear para dejar ver mi estatus superior.

-Comida parra. Una. Semana. -Dije- Varriado. Perro. Con poca. Verrdura. Prrefierro. La Carrne.
También. Una Pala.
Unoss. Guantes. De Cuerro. Negrross.
Dos. Boteillas. De. Aguarrdiente. Y. Un. Pequeño. Barril. De…Brrea.


Y ràpido –pensé- o utilizaré la puta benzina en esta mierda de establecimiento contigo dentro. ¡Bruja!
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Jue Ago 13, 2009 12:59 am

La ciudad de Brudge era portuaria, y se notaba sobremanera. Las calles estaban abarrotadas de marineros y comerciantes que iban de un lado para otro en sus quehaceres. Como habías supuesto solo te encontraste con aiones y ashers, eso te mosqueo mucho. La mayoría de la gente te observaba, te miraban extrañados y algunos hasta con cara de asco. Aquello solo acrecentaba más tu odio.

Preferiste hacer caso omiso de aquella gente y seguir hasta encontrar una tienda. A la hora topaste con un ultramarinos llamado "Pequeña Brujita". El nombre ya de por si te dio asco, pero necesitabas las viandas. Entraste.

El local era un sitio pequeño, de pasillos estrechos y estanterías aglomeradas sin orden ni concierto. Dijiste todo lo que tenías que decir y la dueña de la tienda, una mujer entrada en años, te miró con cara de pocos amigos. En parte por tu extraña manera de hablar latín, en parte por llamarla "pequeña bruja". Aquello hico que una oleada de odio de invadiera. En cuanto la vendedora se metió en la trastienda a buscar lo que habías pedido clavaste el puño en una lechuga. Luego retorciste los dedos e imaginaste que era la cabeza de un kwa.

La vendedora volvió a los pocos minutos. Traía todo tu pedido. Varios barriletes de comida, los odres rellenos de agua, un barrilete de brea, guantes de poca calidad y una pala. Todo te costó veinte monedas de plata. ¡Un poco caro! pero no tenias otro remedio que pagar a aquella imperial.

Una hora más tarde ya habías vuelto al globo, introdujiste todo en la cesta y junto a Ramss volvisteis a poner el transporte en marcha. Eran las seis y pico de la tarde cuando volabais de nuevo. Por lo que imaginabas ibais a dejar de ver tierra firme por un tiempo e ibais a cruzar en Mar Interior.

Allá vamos Capitán
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Karl Ruprecth Kronnen el Jue Ago 13, 2009 1:35 am

¿Habla usted en serio mi Comandante? “Pequeña brujita” Jajajaja.Es…Bueno…Un nombre bastante sacrílego.

Si Ramss. Porr. Desgrrasia. Si. A essa. Sussia. Asher. Se le ocurrió. Una mierrda. De esse. Calibrre…

El nombre se me había quedado grabado en la mente…”Pequeña brujita”
¿No pretenderían que nuestras tropas se tomaran en serio a sus soldados después de ver conde cojones tienen la cabeza puesta los de su raza, no?
Pues lo pretendieron…

-Perro. Aún assí. Me sorrprrendió.-Continué explicandole- ¡Essa. Puta. Tenía. De todo! Hassta. Encontrré. Unoss nuevos. Guantess. Y. Tambien. Un poco. De essto…

Dije mientras sacaba de la bolsa mi barrilito de benzina.

Aunque sea imperial, me juego mis putas pelotas a que arde tan bien como la de mi tierra.
Me estan entrando ganas de comprobarlo.
¡Ese olor tan especial a carne judía quemada, para mí es como las putas drogas!

-Y. También. Comprré. Algo. De essto…

Extraje con orguyo una de las dos botellas de aguardiente y ví como a Ramss le canviaba la cara para instalar una sonrisa en su rostro.
Se la pasé para que la abriera y bebiera un trago mientras yo cerraba el saco.
¡Menudo trago!
Yo abrí mi cancela para beber. Pero olvidé, por primera vez desde que me arreglaron la cara, taparme para beber.
Ví como Ramms hacía una mueca y fruncía el ceño. Primero por el alcohól. Después reparó en mi boca. Y to lo noté.
Bajé la botella y le hablé con franquzeza.

-Verrá. Usted Ramms. –Empecé- En ocassiones. La vida. No. Es jussta.
Aunque. Uno. Se haya. Dedicado. Toda. Su. Vida. A serrvirr. La Causa. De. La. Alianssa.
Siemprre. Hay escorria. Que. Lucharrá. Porr. Acabarr. Contigo.
Acaba. Tu. Con. Ellos. Antess. De que. Esso. Ocurra.


Ramss se mostró un tanto asqueado a pesar de mi discurso.
No era para menos. ¡Rückstand! ¡No tengo labios!
Bebí un buen trago de aguardiente incluando la cabeza hacia atrás para que la bebida llegara a mi garganta sins alirse por los lados.

Al principio me mojaba al beber y perdía la comida.
Pero había acabado por acostumbrarme.
Después de eso, cerré la botella, la guardé y no se dijo otra palabra.
Creo que al muchacho le llegaron mis palabras. Por lo menos espero que pensara en ellas, o que no estubiera demasiado ocupado mirando mis dientes como para dejar de oirme.

Después de varios dias en globo, aunque fuera en una posada de Moth, estaba deseando poder coger una puta cama y ponermela debajo del culo.
Una jodida cesta es insufrible.

Dios… Voy a necesitar una buena hoguera para hacer que este viaje de los cojones merezca la pena…
avatar
Karl Ruprecth Kronnen
Nazi negro

Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 27
Localización : Valecia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  DJ el Vie Ago 14, 2009 12:26 pm

Al fin el cielo os sonrió. Tras tantas penurias pasadas el viento comenzó a soplar con fuerza en la dirección a la que teníais que llegar. Soplaba con violencia y más de una vez creíste que el globo iba a estrellarse, pero Ramss lo condujo con destreza y te informó de que aquello os ahorraría dos días de viaje.

Finalmente el día 28 comenzaste a ver las oscuras tierras de Moth bajo tus pies. Viste la inmensa foresta llamada Gehena, siempre habías oído que aquel bosque estaba maldito. Supersticiones gitanas. También viste la gran ciudad de Torda, aunque desde aquella altura no parecía ser nada del otro mundo.

Por fin llegamos capitán dijo Ramss a tu espalda, su tono de voz denotaba alegría y emoción. Supusiste que tenía ganas de acabar el viaje. ¿Qué hacemos capitán? ¿Bajamos a las afueras de Torda o prefiere ser más discreto? De todas las formas cuando baje le recuerdo que yo partiré de nuevo al hogar. Será una pena despedirnos pero tengo familia, ya sabe.

Moth, sobrevolando la zona sur, 28 de Mayo, 13:00 PM
avatar
DJ
Deus Ex Machina

Cantidad de envíos : 1080
Fecha de inscripción : 01/07/2009

Ver perfil de usuario http://animarpf.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: On the road [Prólogo de Karl y Umbopa]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.